Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Ejemplos reales, Energía fotovoltaica, Inducción, LED, Magias, Personal, Social, Web 2.0

Green economy el éxito en un clic


Desde hace tiempo estoy estudiando la mejor forma de actuar para penetrar en el mercado italiano, maduro y muy receptivo para obras de mejora en eficiencia energética.

Representa un agradable retorno a mis raíces como persona y como profesional de las energías renovables, ya que empecé a sentir esta pasión para el sector “verde” de la industria gracias a Beghelli, empresa líder en Italia en desarrollo de proyectos de ahorro energético.

Agradezco Silvano Mordenti que ha dedicato su tiempo para realizar este homenaje a un Italiano en España.

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Magias, Social

¿Quieres dejar de pagar por la energía que consumes?


Existen ya varias opciones para lograr la independencia energética.

El deficit eléctrico que lo paguen con los multimilionarios beneficios de las grandes multinacionales.

Sólo necesitamos sol ya que la inversión se puede financiar al 100%.

Adios a la factura de la luz.

Informate aquí sin compromiso.

 

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Social

La “indignación” ciudadana se extiende a las empresas


Según una encuesta – II ESTUDIO EL CIUDADANO ESPAÑOL Y LA RESPONSABILIDAD CORPORATIVA (RC) – publicada por la fundación Adecco “Un 83,3% de los españoles dejaría de consumir una marca que no respete el entorno o los derechos fundamentales”.

¿Es posible mejorar la competitividad de las empresas cuidando mayormente su impacto sobre el medio ambiente o el entorno en el que vivimos todos? Parece que va a ser esencial y urge que los directivos de las empresas se pongan manos a la obra antes que sea demasiado tarde.

La respuesta tajante y “amenazadora” nos lleva a otra pregunta que circula desde hace ya bastante tiempo y que aún no ha encontrado respuestas satisfactorias que resuelvan de una vez la “parálisis” operativa de la mayoría de directivos: ¿Cómo?

Pensad en la dificultad de un gerente a la hora de elegir las actuaciones prioritarias o más urgentes para optimizar los recursos disponibles, que después de recortes sobre gastos y personal ya abundantemente efectuados en los últimos años, no se pueden reducir más. Las empresas son estructuras complejas que requieren intervenciones profesionales en ámbitos a menudo muy diferentes entre ellos y coordinarlos de forma efectiva hacia una mejora visible y demostrable es tarea tan complicada que lleva en muchos casos a un bloqueo operativo, a dejar las cosas como están para evitar “efectos secundarios” indeseados.

Pensad en las veces que nuestro gerente habrá visto subidas aparentemente injustificadas o sencillamente imprevistas de facturas de luz, agua, gas o teléfono y es de suponer que habrá actuado en consecuencia, pero el gran problema es que, cuando el se da cuenta, ya han pasado días o semanas y sus remedios llegan irremediablemente tarde. Esto es el sistema actual, que en un mercado con márgenes de beneficio reducidos es demasiado empírico y hay que mejorarlo sin más aplazamientos, porque cada día que pasa las empresas está derrochando dinero, un lastre que se puede y se debe evitar.

Ahora pensad en el mismo gerente rodeado de un equipo de ingenieros cuya única misión es analizar continuamente todas las instalaciones de su empresa y proponerle las medidas necesarias y viables para lograr los objetivos de eficiencia, capaces de generar menos gastos y evidentemente liberar más recursos económicos y humanos para mejorar la productividad y la competitividad de su negocio. Me lo veo el gerente soñando con el lado derecho del cerebro que sería perfecto y pensando con el lado izquierdo que no podría pagar un servicio de tan alto nivel.

La primera operación lógica, útil y asequible que nuestro gerente debería poner en marcha es una monitorización eficaz de los consumos, orientada a transformar los gastos corrientes en ingresos añadidos. Por un lado obtendría una mayor liquidez y por otro lado una reducción del impacto ambiental de su marca, logrando esa imagen sostenible y respetuosa del entorno que demandan los consumidores, además creando empleos cualificados. Otra vez la pregunta que provoca la parálisis ¿Como?

Hay soluciones potentes y sencillas que ayudan a la toma de decisiones por medio de una gestión inteligente sobre la demanda energética de edificios, analizando y actuando en tiempo real sobre el rendimiento de las instalaciones, manteniendo y mejorando las actuales condiciones de seguridad y confort. Estamos entrando en la época de los edificios inteligentes (smart buidings) que, para ser definidos de esta forma y aportar las ventajas ya comentadas, sólo necesitan instalar plataformas ya disponibles en el mercado.

Ahora nuestro gerente tiene otra preocupación relacionada con las complicaciones de la tecnología que sin una adecuada preparación no va a ser efectiva con el peligro de transformarse en un gasto más. Para nada, se trata de aplicaciones sencillas y fáciles de instalar, comprender y manejar. Siempre se ha dicho y ahora con más fuerza subrayamos que no se pueden mejorar o controlar unas instalaciones que consumen energía sin poder medir los consumos correspondientes de forma exacta.

Desde hace mucho tiempo no existe empresa que pueda sobrevivir sin adecuado asesoramiento fiscal, tributario y contable. A partir de ahora no podrá subsistir una empresa sin adecuado asesoramiento tecnológico y eficiente energéticamente, respetuosa del entorno y de los derechos fundamentales que los consumidores valoran cada día más.

Ahora, conociendo estas informaciones, sería verdaderamente un atentando al sentido común y a la salud de las empresas seguir con el “bloqueo mental” generalizado que atenaza el tejido empresarial español.

Estándar
Economy, Social

2012: Año Internacional de la Energía Sostenible


Naciones Unidas, 29 dic (PL) Concluido el 2011, dedicado por la ONU a los Afrodescendientes, los Bosques y la Química, el mundo entra el próximo domingo en el Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos (2012).

Esa denominación fue decidida por la Asamblea General en diciembre del año pasado con el propósito de profundizar la conciencia sobre la importancia de abordar los problemas energéticos y el acceso a los servicios de energía.

El tema abarca también lo relativo a la eficiencia energética, la sostenibilidad de las fuentes y el uso de la energía, con vistas a un aseguramiento del desarrollo sostenible y la protección del clima mundial.

Todos esos puntos ocuparán lugares destacados en las discusiones de la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible (Río+20), prevista en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, en junio próximo.

Y todo ello está vinculado a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, acordados en el 2000 para erradicar en 15 años la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal y promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer.

También persiguen reducir la mortalidad infantil en dos tercios entre 1990 y 2015, mejorar la salud materna y combatir el VIH-SIDA, el paludismo y otras enfermedades, defender el medio ambiente y fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

El año que comienza el próximo domingo debe contribuir además al uso de tecnologías energéticas nuevas y renovables, de acuerdo con la Asamblea General.

Para la ONU, la falta de acceso a la energía no contaminante, asequible y fiable obstaculiza el desarrollo social y económico, y constituye un obstáculo importante para el logro de los Objetivos del Milenio.

Según datos oficiales, mil 400 millones de personas carecen de acceso a la energía moderna y tres mil millones dependen de la biomasa tradicional y el carbón como sus principales fuentes para cocinar y la calefacción.

Para los expertos de Naciones Unidas resulta primordial invertir recursos para abrir opciones de tecnología energética menos contaminante y adaptada al cambio climático.

Es necesario mejorar el acceso a recursos y servicios energéticos para el desarrollo sostenible que sean fiables, de costo razonable, económicamente viables, socialmente aceptables y ecológicamente racionales, agregaron en un trabajo sobre el tema.

La organización mundial desarrolla una iniciativa titulada Energía Sostenible para Todos con la participación de agencias de la ONU, gobiernos, el sector privado y asociados de la sociedad civil en todo el mundo.

La idea tiene tres objetivos clave para 2030: garantizar el acceso universal a servicios energéticos modernos, reducir la intensidad energética mundial en un 40 por ciento e incrementar el uso de la energía renovable a nivel mundial al 30 por ciento.

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética

Nos van a pedir 20 Euros por cada tonelada de CO2


La UE revisará la fiscalidad para fomentar la eficiencia energética.

La Comisión Europea ha presentado una propuesta para revisar las normas sobre la fiscalidad de los productos energéticos en la Unión Europea, teniendo en cuenta las emisiones de CO2.

Estas nuevas normas buscan reestructurar la fiscalidad de esos productos para eliminar los desequilibrios actuales y tener en cuenta tanto sus emisiones de CO2 como su contenido energético. Con ello, la Comisión quiere fomentar la eficiencia energética y el consumo de productos más respetuosos con el medio ambiente, así como prevenir las distorsiones de la competencia en el mercado único.
La propuesta ayudará a los Estados miembros a replantear sus regímenes fiscales generales de forma que contribuyan al crecimiento y al empleo mediante el paso de la fiscalidad del trabajo a la fiscalidad del consumo. La directiva revisada entraría en vigor en 2013 pero la CE explica que la industria tendrá el tiempo suficiente para adaptarse al escenario que surja de la norma, ya que existirán unos períodos de transición hasta 2023 para la plena adaptación de la fiscalidad del contenido energético.

Algirdas Šemeta, Comisario de la UE responsable de Fiscalidad ha declarado que los Estados miembros están definiendo sus estrategias de salida de la crisis y de cumplimiento de los objetivos de Europa 2020. “Hacen un llamamiento para que reduzcamos nuestra dependencia de los combustibles fósiles. Una fiscalidad de la energía equitativa y transparente es necesaria para alcanzar nuestros objetivos en materia de energía y clima. Nuestra meta común es una economía de la UE que utilice más eficazmente los recursos y que sea más ecológica y competitiva”.

Esta propuesta establece una señal de precios enérgica en materia de CO2 para los consumidores y las empresas y representa también una oportunidad para transferir la carga fiscal del trabajo al consumo a fin de facilitar una fiscalidad que fomente el crecimiento. La fiscalidad de los productos energéticos debe tener más en cuenta su contenido energético y sus repercusiones en el medio ambiente y cuando la directiva esté revisada, ésta podrá apoyar el crecimiento sostenible. Para ello, propone que se divida el tipo mínimo de impuesto en dos partes:

Una se basaría en las emisiones de CO2 del producto energético y se fijaría en 20 euros por tonelada de CO2. La otra se basaría en el contenido energético, esto es, en la energía real que genere el producto medida en gigajulios (GJ). El tipo mínimo de impuesto se fijaría en 9,6 euros/GJ en el caso de los combustibles de automoción y en 0,15 euros/GJ en el de los combustibles de calefacción. Esto se aplicaría a todos los combustibles usados en el transporte y la calefacción.
La dimensión social se tiene en cuenta al contemplarse la posibilidad de que los Estados miembros eximan completamente la energía consumida en los hogares para calefacción, independientemente del producto energético usado.

ESTIMULARÁ EL CONSUMO DE ENERGÍAS LIMPIAS.

La CE considera que la propuesta de revisión de la directiva favorecerá las fuentes de energía renovables y estimulará el consumo de fuentes de energía que emitan menos CO2. Por el momento, las fuentes de energía más contaminantes son las que menos impuestos pagan. En cambio, los biocombustibles son algunas de las fuentes de energía por las que se pagan más impuestos pese al compromiso de la UE de incrementar el porcentaje de la energía procedentes de fuentes renovables en el transporte. La nueva propuesta subsanará esta contradicción.

El nuevo texto también establecerá un planteamiento más coherente en materia de fiscalidad de la energía en toda la UE al prevenir un mosaico de políticas nacionales y contribuir a crear unas reglas de juego equitativas para el sector en toda la Unión. También supondrá una oportunidad para que los Estados miembros se replanteen sus políticas tributarias para fomentar el empleo y la creación de puestos de trabajo.


En cuanto a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la directiva revisada persigue complementar el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE vigente mediante la imposición de una tasa sobre el CO2 en sectores que no entraban en su ámbito de aplicación (transportes, hogares, agricultura y pequeñas industrias). Estos sectores representan la mitad de las emisiones de CO2 de la UE, por lo que es importante que les afecte también la señal de precios del CO2.

Por último, esta iniciativa ayudará a la UE a alcanzar sus objetivos en materia de energía y cambio climático, tal como prevén las conclusiones del Consejo Europeo de marzo de 2008. También refleja los resultados de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático celebrada en Cancún (México) en diciembre de 2010.

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Personal, Social

¿Podremos seguir mucho más así? En España tenemos huella ecológica equivalente a 7 manos por persona


“Se necesitan tres Españas y media para mantener el país”

Los seres humanos consumen una Tierra y media, pero hay países como España que gastan mucho más. Son algunos de los datos que aporta Mathis Wackernagel (Suiza, 1962), uno de los fundadores del famoso concepto “huella ecológica”. Por este trabajo, que alerta sobre la sobreexplotación de los recursos naturales, Wackernagel ha recibido varios premios internacionales de prestigio. El más reciente es el “Zayed Prize for the Environment”, que acaba de recoger en Dubai (Emiratos Árabes Unidos, EAU), curiosamente, el país que en la actualidad registra la huella ecológica más alta del mundo.

ENVIADO POR: MATHIS WACKERNAGEL – CREADOR DEL CONCEPTO “HUELLA ECOLÓGICA”

¿Cuáles son los últimos datos sobre huella ecológica mundial?

Las consecuencias son la deforestación, la sobreexplotación de los suelos y el agua, las emisiones cada vez mayores de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, etc.

¿Qué países tienen la mayor huella?

En la actualidad, el país con la mayor huella ecológica por persona son los Emiratos Árabes Unidos, con 10,7 hectáreas. Pero también hay otros países con una huella muy elevada, como Qatar, con 10,5, Dinamarca, con 8,3, Estados Unidos y Bélgica, con 8, etc.

¿Y la huella ecológica de España?

Asciende a 5,4 hectáreas de uso por persona y la biocapacidad, a 1,6: se necesitan unas tres Españas y media para mantener el país. Junto con Grecia, Italia y Portugal, forma un grupo de países con una tendencia de consumo de recursos muy rápida en los últimos quince o veinte años. En los años sesenta se podía crecer porque parecía que había muchos recursos, pero ahora son cada vez más escasos y caros. En Italia ya se ve que el poder adquisitivo por persona es cada vez menor.

¿A qué se debe esa huella tan elevada?

Son países que compran productos que requieren muchos recursos. Algunos de ellos tienen petróleo muy barato y lo consumen en grandes cantidades. Dubai, de donde acabo de llegar, es muy bonito y la temperatura ahora es muy agradable, pero en verano es insoportable y tienen que gastar muchos recursos en climatización. Además ha crecido de forma muy rápida y su eficiencia energética es baja. Tienen un problema doble. Por una parte, cuesta mucho mantenerla y la energía es cada vez más cara. Por otra parte, cuando el precio de la energía sube, el valor de las infraestructuras que han construido baja. Pagan más por los recursos y pierden valor.

Sin embargo, en Abu Dabi, la capital de EAU, han apostado por la ciudad ecológica de Masdar.

Sí, tienen una cuestión interesante, y es que están abiertos al cambio. Se han dado cuenta de que el futuro lo será sin sin petróleo y piensan cómo tienen que actuar.

¿Hay algún dato que le llame la atención cuando analiza la huella de los países?

Costa Rica tiene fama de ser ecológica, y es verdad, hace muchos esfuerzos de conservación. Pero no son suficientes, porque su déficit ecológico es cada vez mayor. Entre las razones principales figura su crecimiento demográfico bastante importante.

La catástrofe nuclear de Japón ha reabierto el debate sobre esta fuente de energía en todo el mundo. ¿Necesitamos más centrales o hay otras alternativas?

La huella ecológica no es un buen instrumento para responder a esta pregunta. En el caso de la energía nuclear hay que analizar los costes económicos a largo plazo, la construcción y el mantenimiento de las centrales, la conservación de los residuos durante muchos años, el riesgo real para la salud o la proliferación militar. Sus defensores quieren más centrales, pero no en Irán, y demuestran así una contradicción interna. No obstante, el problema mayor es el de la energía en su conjunto.

¿A qué se refiere?

En la actualidad la fuente principal de energía es de origen fósil. Este hecho repercute en las emisiones de gases de efecto invernadero, que están muy por encima de lo deseable en la lucha contra el cambio climático. Si fuéramos honestos, tendríamos que haber dejado de consumir combustibles fósiles hace unas décadas. Por su parte, las energías renovables no son capaces de cubrir el gasto energético, cada vez mayor.

¿Qué medidas se deberían tomar para no seguir en deuda con el planeta?

Puede parecer chocante, pero los países tienen que empezar a mirar por su propio interés, no como ahora. Es como si tuviéramos un buque con una fuga y, en vez de repararlo, nos fijáramos en si los otros buques se reparan o no. Esto es absurdo. Los países tienen que reconocer que es vital empezar a arreglar las cosas. Si en la actualidad los países gastan más de lo que ganan, la solución pasa por gastar menos. El problema es que los países no toman conciencia de que el éxito económico viene por ahí.

¿Es posible vivir bien sin gastar tanto?

Sí. Hay muchas opciones y no hay que esperar a que el buque se hunda. La ciudad italiana de Siena utiliza cuatro veces menos recursos por persona que Houston (EE.UU.). Está pensada para andar y la entrada de coches está prohibida, salvo para sus residentes, la comida es más local y su calidad de vida es mejor. Por lo menos a mí, me gustaría más vivir en Siena que en Houston.

¿Es optimista respecto a la posibilidad de cambiar para mejorar?

Claro, de lo contrario no haría mi trabajo. Pero no es una cuestión de optimismo. Si se construye un puente y se nota que faltan piezas, no se trata de ser optimista, sino de colocar esas piezas, porque si no, se puede caer el puente.

¿Qué pueden hacer los consumidores?

Muchas cosas y, en especial, en las grandes decisiones que afectan a nuestras vidas, como cuando compramos un coche o una casa. Si hacemos una decisión acertada, ganará además valor. La idea sería vivir en una casa que nos evite lo máximo posible el uso del coche y que sea muy eficiente para consumir menos recursos. Otra cuestión importante es el tamaño de la familia, si tenemos muchos hijos gastarán más recursos.

Sin embargo, hay gente que cree que no tiene capacidad de decisión frente a los gobiernos o a las grandes multinacionales.

Todo el mundo dice que son los demás quienes tienen capacidad, hasta el presidente estadounidense. Por eso creo que es importante el interés propio.

¿Qué sistema utiliza para calcular la huella ecológica?

La idea básica es similar a cómo un campesino piensa en la extensión de su finca y su productividad. En Texas miden la superficie de un terreno en función del número de vacas que puede mantener. En nuestro caso, medimos el uso por persona de ecosistemas ecológicamente productivos, incluidas las zonas pesqueras, de promedio en el mundo. Se tiene en cuenta el uso de los recursos de un país en su propio territorio y en el de otros. En Suiza no cultivamos naranjas, pero tomamos zumo que puede provenir de España.

¿Ha cambiado algo su concepto de huella ecológica desde que lo creó?

La idea básica no ha cambiado, pero sí cómo lo calculamos. La metodología es cada vez más refinada. Desde 1997 analizamos la huella por países de forma mucho más sistemática y desde 2004 podemos calcular la evolución de la huella de cada país desde 1961 hasta la actualidad.

Perfil biográfico de Mathis Wackernagel

Mathis Wackernagel (Suiza, 1962) es en la actualidad presidente de la Global Footprint Network, un “think tank” internacional sin ánimo de lucro centrado en el desarrollo y la promoción de indicadores de sostenibilidad con sede en Oakland (California), Bruselas (Bélgica) y Zurich (Suiza). Después de obtener un título en ingeniería mecánica en el Instituto Federal Suizo de Tecnología, completó su doctorado en planificación regional y comunitaria en la Universidad de British Columbia en Vancouver (Canadá), en 1994. Allí creó, junto con el profesor William Rees, el concepto de huella ecológica.

Wackernagel dirigió después, desde 1995 a 2001, el Centro de Estudios de Sostenibilidad en México y, desde 1999 hasta 2003, el Programa de Sostenibilidad de la organización Redefining Progress, en Oakland. En 2004 fue también profesor adjunto de la Universidad de Wisconsin-Madison (EE.UU.), en 2010 se le nombró Profesor Visitante en la Universidad de Cornell (EE.UU.) y en 2007, doctor honoris causa por la Universidad de Berna (Suiza).

Por su trabajo ha recibido diversos premios: en 2005 el “Herman Daly” Premio de la Sociedad de EE.UU. para la Economía Ecológica, en 2006 el Premio Internacional de la organización WWF al Mérito en Conservación, en 2007, junto con Susan Burns, el Premio Skoll al espíritu empresarial social de la Fundación Skoll, y en 2008, como parte de Global Footprint Network, el Premio Internacional de la Fundación Calouste Gulbenkian, dedicado al respeto de la diversidad biológica y la defensa del medio ambiente en la relación del hombre con la naturaleza.

ALEX FERNÁNDEZ MUERZA – www.consumer.es – EROSKI

 

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, LED, Personal, Social

¡Las casas del futuro ya son presentes!


Casa que ahorra energía se instaló en Escazú

La ‘Casa Alemana’ es un prototipo de vivienda que utiliza energía solar

Fue diseñada con tecnologías innovadoras y sostenibles

ANDREA SOLANO B

El radiante sol del verano es el “combustible” que abastece a la Casa Alemana, vivienda diseñada para garantizar un consumo de energía eficiente.

La casa se exhibe en el centro comercial Avenida Escazú y es un prototipo de vivienda diseñada por un grupo de estudiantes de la Universidad Técnica de Darmstadt, Alemania, que incorpora innovadores dispositivos tecnológicos para garantizar el ahorro de energía.

“Es una exhibición móvil para dar a conocer distintos sistemas que se pueden adaptar a residencias y otros edificios de modo que el consumo energético no dañe al ambiente”, explicó Alberto Arguedas, director de la Cámara de Comercio e Industria Costarricense Alemana, entidad organizadora.

Una de las principales características de la casa es el sistema de laminillas fotovoltaicas; es decir, una serie de paneles pequeños que capturan la energía solar y la convierten en energía eléctrica.

“Estas laminillas pueden moverse hasta lograr la mejor ubicación para captar la luz solar. Este sistema provee el 25% de la energía que se consume en la casa”, declaró Arguedas.

Los paneles fotovoltaicos también se ubican en el techo y en las paredes. Asimismo, en el interior de la vivienda se crearon las condiciones para que la demanda de energía sea mínima.

Por ejemplo, el sistema de iluminación aplica la tecnología LED, la cual provee un mejor rendimiento de luz con un consumo menor de electricidad.

Además, los electrodomésticos –como la máquina para preparar café y la refrigeradora– son de bajo consumo energético.

Según Arguedas, la casa también cuenta con un mecanismo especial para aislar el calor.

“Es un sistema de aislamiento al vacío: se colocan dos paneles, uno al lado del otro, y se succiona todo el aire que hay en medio de ellos”.

La vivienda también cuenta con materiales de construcción reciclables, como madera y acero –con el que se fabrican los contenedores– pues son muy resistentes; tienen un acabado rústico y no requieren de mayor mantenimiento.

El proyecto Casa Alemana obtuvo el primer lugar en el concurso internacional Solar Decathlon, organizado por la Agencia Estadounidense de Energía.

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Social

Ejemplos a seguir: Mc Donald’s, Molinos, Natura, Intel y más.


NEGOCIOS

Con prácticas ecológicas, las empresas bajan costos y mejoran su imagen

Menor volumen de packaging y reducción del consumo de papel y de energía son las principales medidas adoptadas.

 

Por ANNABELLA QUIROGA

Fábricas verdes. Las plantas industriales comprometidas con el medioambiente reducen el consumo de energías no renovables.

Fábricas verdes. Las plantas industriales comprometidas con el medioambiente reducen el consumo de energías no renovables.

 

Y a sea por convicción, por necesidad o por negocio, las empresas están empezando a volcarse hacia modelos productivos ecológicamente eficientes. En el mundo desarrollado esta tendencia ya se ha vuelto masiva, pero en la Argentina aún esta dando sus primeros pasos.

Un relevamiento realizado por iEco permite comprobar que, en el país, las empresas vinculadas al consumo masivo que enfrentan cada día la mirada inquisidora de sus potenciales clientes son las más propensas a poner estas medidas en marcha.

Además del ahorro de costos y del posicionamiento frente a los consumidores, las compañías buscan ponerse a tono con las leyes de corte ecológico que ya existen en los países desarrollados y que en el mediano plazo llegarán a estas tierras. Una muestra de esto es que en algunos supermercados europeos, los consumidores reciben en su ticket de compra el detalle de la huella de carbono ­la cantidad de gases nocivos que se liberaron a la atmósfera durante la fabricación y comercialización­ de cada uno de los productos cargados en su changuito.

“Es un cambio que el mercado está pidiendo. Los consumidores que tienen entre 20 y 30 años han sido educados en el consumo responsable desde el jardín de infantes. Hoy, cuando miran a una empresa, se fijan en el producto, pero también se están fijando si es responsable con el medioambiente”, sostiene Alfredo Pagano, socio de sostenibilidad de Deloitte. Bajo esta premisa, la consultora asesora a empresas que buscan reconvertirse con tres objetivos: mostrar su compromiso medioambiental, adecuarse a las nuevas legislaciones y bajar sus costos productivos. José Antonio David, líder de responsabilidad corporativa de Deloitte, explica que “es en las filiales de multinacionales donde estos temas se trabajan con mayor fuerza, porque hay mayor nivel de conciencia acerca de que, si hay un desastre ambiental, la imagen de la firma estaría muy afectada”.

A la hora de adoptar prácticas ecológicas, “la principal traba que aparece en las empresas es cultural. En general, los directivos pertenecen a otra generación y no logran comprender bien la importancia de estos temas”, dice David.

Estas son algunas de las firmas que llevan adelante medidas favorables al medioambiente:

  • Mc Donald’s Acaba de inaugurar en Pilar el primer local ecológico del país. Allí logran ahorros de hasta 40% en el consumo de agua y del 14% en energía. Tienen un generador eólico que produce energía eléctrica utilizando el viento como única fuente de alimentación, por medio de un molino montado a 30 metros de altura. Con esa energía se abastece de electricidad a la playa de estacionamiento.
  • Además, el local cuenta con aislaciones en techos y paredes exteriores para lograr una menor pérdida térmica y con revestimientos de pisos hechos con material reciclado. Para ahorrar agua potable, instalaron un sistema colector de agua de lluvia y de aguas grises provenientes de lavamanos para filtrarla y reutilizarla en descarga de inodoros y limpieza de parking.

  • Molinos Alicia Varela, jefa de Desarrollo de Packaging de Molinos, cuenta que desde hace 10 años, “Molinos incluye en su estrategia de sustentabilidad a las optimizaciones de packaging”. Algunos ejemplos: la merma en un 15 % del gramaje de botellas de PET para envasado de aceite y la reducción de gramaje de envases secundarios en un 20% (como los bolsones que contienen las pastas secas, yerba y arroz).
  • Además, la compañía utiliza un alto porcentaje de insumos que proviene de fuentes renovables. En el caso de la fabricación de botellas para aceite, se utilizan grumos de PET que permiten un ahorro energético del 15 %.
     

  • HSBC En 2010 se llevó a cabo un plan en los edificios centrales de HSBC para ajustar los sistemas centrales de aire acondicionado en 22°C para invierno y de 24°C para verano.
  •  
    Así se ahorró un 3% de energía. A través de un acuerdo con la Fundación Vida Silvestre Argentina, cada 25 clientes que se suscriban al envío del resumen de cuenta por e-mail, el banco se compromete a plantar un árbol en los alrededores del Parque Nacional Chaco.

  • Natura Sabina Zaffora, gerente de asuntos corporativos de la firma de cosméticos, señala que, desde 1984, Natura ofrece productos con la opción de repuesto, con una masa media 54% menor que la del embalaje regular. “Priorizamos el uso de materias primas renovables e insertamos nuestras operaciones en planes de desarrollo sustentable”, dice la ejecutiva.

    Los envases de Natura incluyen una tabla ambiental con información que va desde el método de elección y obtención de la materia prima hasta el origen y el descarte del envase en el medio ambiente.

    En la línea Tododía, una de las más vendidas, los repuestos son producidos con 83% menos de plástico y generan 97% menos de basura que el embalaje regular. Esto permite bajar en un 71% la emisión de gases que provocan el calentamiento global. La diferencia de precio entre el producto original y el repuesto ronda alrededor del 20%.

    “En 2010, la participación de los productos con repuestos en la venta fue mayor que la meta estipulada en nuestro mercado, que era de un 15,6% sobre el total de items facturados”, cuenta Zaffora.

    La meta de la compañía es reducir un 33% la emisión de gases que generan el efecto invernadero.

  • Danone Para ahorrar packaging, la empresa alimenticia consiguió achicar un 5% el peso del envase. Y reciclar más del 90% de los residuos.
  • El plan de la compañía es bajar un 30% en los próximos tres años la huella de carbono. Para esto pusieron en marcha medidas que apuntan a, por ejemplo, reducir el peso de las tapitas de las botellas de agua mineral y de las etiquetas. A futuro avanzarán con el uso de PET reciclado para sus envases. Desde Danone indican que algunas de estas medidas “tienen doble impacto”, es decir que son amigables con la ecología y además permiten bajar los costos de producción; pero no ocurre así con todas, al menos en el mediano plazo. Otra de las iniciativas de la firma es incrementar el transporte de sus productos a través del ferrocarril, un medio de transporte que contamina menos que los camiones.

  • Autopistas del Sol La concesionaria del Acceso Norte y la Avenida General Paz se dispone a implementar el recambio tecnológico del PASE, el dispositivo que permite pagar el peaje en forma automática. El sistema cuenta actualmente con 200.000 usuarios.

    Los nuevos dispositivos no requerirán de baterías y se activarán mediante las antenas ubicadas en las vías de peaje. Además, la empresa cuenta con un equipo especial para tratar los acondicionadores de aire, que permite recuperar los gases y evitar que se dirijan a la atmósfera.

  • Carrefour Entre las principales medidas de la cadena de supermercados se cuenta un nuevo plan logístico que permitió reducir un 12% la cantidad de kilómetros recorridos por los camiones. Esto fue posible porque rearmaron las rutas de modo que el vehículo que entrega los envíos en las tiendas regresa con la mercadería de los proveedores. Así se consigue, por un lado, el ahorro en el gasto de transporte, y también, la reducción en la emisión de CO2 por combustión.
  • Además lograron bajar un 20% la cantidad de folletos comerciales, lo que representa un ahorro de $200.000 mensuales. La otra medida apunta a achicar el uso de las bolsas de plástico. Según Carrefour, un cliente utiliza 60 bolsas de polietileno en las compras de un mes. En los locales venden a $4,99 

    bolsas reutilizables, que permiten dejar de consumir 720 bolsas por cliente al año. Ya se vendieron 1.000.000 de bolsas reutilizables y con esto el uso de bolsas de polietileno se ha reducido entre un 5% y un 8%.

  • Procter&Gamble En febrero de 2011, P&G Argentina anunció que en los últimos tres años disminuyó el consumo de energía en un 12,5% y en un 10% las emisiones de carbono en las tres plantas que tiene en las provincias de Buenos Aires y San Luis.
  • La firma puso en marcha un plan para reemplazar el uso de plástico derivado del petróleo en la fabricación de sus envases. Este plan piloto consiste en la utilización de plástico derivado de la caña de azúcar, una alternativa sustentable y renovable. En el país, el cambio se implementará a lo largo de dos años en productos de la marca Pantene.

  • Intel Desde 2001, la compañía tecnológica ha invertido a nivel mundial más de US$45 millones y ha completado alrededor de 1.500 proyectos para mejorar la eficiencia energética y la conservación de los recursos, ahorrando aproximadamente 790 millones de kilovatios hora de energía. Este monto es suficiente para alimentar a cerca de 69.000 hogares por un año.
  • Además, bajaron el consumo de energía un 20% por unidad de producto en los últimos tres años y consiguieron reciclar o reutilizar el 87% de los residuos orgánicos y el 80% de los residuos sólidos.

  • Nextel A través de una campaña de concientización entre sus empleados, la firma de telecomunicaciones bajó en 2010 un 47% el consumo de resmas de papel, lo que derivó en la utilización de 2.000 resmas menos. Entre 2007 y 2010, la empresa recicló 24.961 kilos de papel, lo que permitió salvar 2.168 árboles.
  • También aplicaron un plan para optimizar el mantenimiento de las cañerías que, junto con el uso de dispositivos de corte automático, bajó 3% el consumo de agua.

    Además cuentan con un plan de gestión y recupero para las baterías usadas por los clientes y con un plan de mimetización de antenas que contribuye a reducir el impacto ambiental.

  • Deloitte En la firma consultora, para ahorra energía colocaron en los baños detectores de movimiento y así consiguieron bajar en US$60.000 anuales el consumo de electricidad. También pusieron unos parches para evitar el manchado de alfombras y así evitar tener que limpiarlas tan seguido con productos químicos.
  •  

    Estándar
    Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Social

    Un hotel proyectado con técnicas bioambientales y eficiencia energética ahorra un 60% de energía


    Hoteles apuestan a la eficiencia energética

    Una construcción proyectada y construida con técnicas bioambientales y eficiencia energética ahorra un 60% de energía

    Bárbara Hirtz
    17:05h Jueves, 30 de abril de 2009
    Eficiencia energética en HotelesEficiencia energética en Hoteles

    La concientizacion por el medio ambiente no debe ser ajena a ningún sector. Por ello, el sector Hotelero, comprometido por las dificultades energéticas existentes, esta desarrollando cambios estratégicos para el ahorro de energía en sus edificios, mediante la adquisición y cambios de hábitos en pos de un ambiente más sano.

    Máxima eficiencia energética. Este es el objetivo que muchos Hoteles se han puesto. Para alcanzarlo, deberán enfatizar en un mejoramiento entre la cantidad de energía consumida y los productos y servicios finales obtenidos; así es como los Hoteles podrán llegar a su cometido. Para ello, nada mejor que la optimización deenergía mediante la implementación de diferentes medidas; tecnológicas, de gestión, y de hábitos culturales.

    Con un cambio eficiente en el uso de la energía, los Hoteles no solo se verán beneficiados con una importante reducción del gasto en este rubro, sino también contribuyen a reducir la actual crisis energética y mejorar el ambiente en el cual vivimos todos.

    La aplicación de criterios de eficiencia energética en Hoteles, en edificios en general, permite elevar niveles de confort y las prestaciones que éste haga, bajando el consumo de energía. El comportamiento de la envolvente con respecto a las orientaciones, los niveles de aislación térmica, los sistemas termomecánicos y de iluminación natural, así como también las demás instalaciones, son variables que pueden ser modificadas para lograr beneficios económicos y ambientales.

     

    Observen que con el aprovechamiento de los recursos naturales en una equilibrada combinación con nuevas tecnologías de la construcción, se permite optimizar el confort y el consumo de energía convencional, ahorrando un 60% de la energía que un Hotel tradicional consume. Así es, tal como lo leyeron: Una construcción proyectada y construida con técnicas bioambientales y eficiencia energética ahorra un 60%.

    Instalación de luces eficientesInstalación de luces eficientes

    Acciones para la máxima eficiencia energética

    Diseño estratégico del Hotel para un menor consumo de energía durante su construcción:

    • Uutilizando materiales que se hayan fabricado con el menor gasto energético posible
    • Buscando la mayor eficacia durante el proceso constructivo
    • Evitando al máximo el transporte de personal y de materiales
    • Estableciendo estrategias de prefabricación e industrialización

    Diseño estratégico del Hotel para un menor consumo de energía durante su utilización :

    • Diseño bioclimático
    • Facilidad de acceso y reducción de recorridos
    • Estratégica orientación del Hotel
    • Análisis del comportamiento energético de la envolvente para reducir la carga de calefacción y/o refrigeración en edificios, con énfasis en la optimización del confort.
    • Climatización con la utilización de sistemas de calefacción y aire acondicionados eficientes
    • Iluminación natural y eficiente con la utilización de lámparas de bajo consumo
    • Análisis del potencial aprovechamiento de energía solar en proyectos, para calentamiento de agua para consumo sanitario, calefacción y generación eléctrica.

    Testimonios de Hoteles

    Varios son los Hoteles que transmiten los beneficios por la implementación de eficiencia energética en sus edificaciones.

    Algunos, respecto al consumo de electricidad, han implantado un sistema de claves de acceso a través de circuitos de alumbrado y han adoptado el sistema VRV para la climatización que permite reducir el consumo de agua y trabajar con hasta un mínimo de nueve habitaciones sin necesidad de enfriadoras centrales de gran consumo.

    Además, el Holiday World Polynesia ha instalado detectores de movimiento y de presencia de encendido y ha puesto en marcha piscinas temporizadas, un sistema de iluminación de bajo consumo y un muro cortina que permite el paso de la luz natural. Por último, el establecimiento hotelero cuenta con un sistema de reutilización de las aguas de cubiertas, riego ecológico por goteo y placas solares térmicas que garantizan un mínimo del 60% de producción.

    Apostar por la máxima eficiencia energética debe ser un pilar de todos los Hoteles para la contribución al medio ambiente, y para su propio beneficio económico.

     

    Estándar
    Ahorro y Eficiencia Energética, Economy

    Ahora la eficiencia energética está disponible sin inversión inicial


    ESPAÑA | 18.03.2011 | 17:54CONTAMINACIÓN

    Proyectos domésticos, una herramienta esencial para la reducción de emisiones

    Madrid, 17 mar (EFE).- El reto de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera es uno de los más ambiciosos a los que se enfrenta la sociedad occidental durante la próxima mitad de siglo, y los proyectos de ámbito nacional se constituyen como una herramienta esencial para alcanzar ese objetivo.

    El Roadmap 2050, la hoja de ruta elaborada por la UE para la reducción de emisiones, obliga a disminuir la cantidad de CO2 en un 80% de aquí a ese año, algo que según del Subdirector de Mitigación de la Oficina de Cambio Climático, Eduardo González, permitirá aumentar la eficiencia energética y la generación de empleo.

    Los proyectos domésticos, que no son sino el desarrollo de una serie de mecanismos impulsados por cada país para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en su propio entorno, ayudarán, según González, a que la Unión Europea pueda progresar hacia una economía más sostenible.

    González resalta que los obstáculos más importantes para implantar y desarrollar los proyectos domésticos son las relacionadas con la financiación y con los aspectos organizativos del sector energético.

    Por este motivo, aboga por investigar primero en aquellos proyectos que sean más rentables a corto plazo, a la vez que anima a adoptar acciones en materia forestal, como es el caso de los sumideros de CO2.

    El socio de Cambio Climático y Sostenibilidad de la consultora KPMG, José Luis Blasco, destaca que los proyectos domésticos pueden tener un papel destacado en la recuperación económica de algunos sectores, como es el caso de la rehabilitación de edificios.

    Asimismo, señala hasta ocho sectores donde estos proyectos pueden tener una gran importancia, entre ellos el de la transformación de la energía residencial, comercial e institucional, el sector de los residuos, el del transporte o el de la agricultura.

    Para Blasco, es necesario reconocer y felicitar al Gobierno por la “audacia y afán” de experimentar cómo funcionan los proyectos domésticos aplicando un modelo de financiación conjunta que también han adoptado países como Alemania o Francia.

    Según el socio de Cambio Climático y Sostenibilidad de KPMG, la mejor recomendación en cuanto a proyectos domésticos es experimentar fórmulas de financiación conjuntas entre el sector público y el privado.

    En su opinión, estos proyectos deben tener un “impacto real” sobre el Inventario de Gases de Efecto Invernadero, ya que si no es así esta será sólo una “medida “publicitaria”.

    Otro de los retos es actuar sobre los sectores llamados “difusos”, como el transporte, la construcción o la agricultura, es decir, aquellos que no pertenecen al Sistema Europeo de Comercio de Emisiones (ETS), basados en los principios del Protocolo de Kioto.

    Los sectores ETS ya tienen sus obligaciones de reducción de emisiones, pero no así estos sectores difusos. No obstante el socio de la consultora Garrigues Medio Ambiente, Antonio Baena, asegura que existe un margen real de actuación en estos últimos sectores, que son los que más se han visto afectados por la crisis económica.

     

    Estándar
    Ahorro y Eficiencia Energética, Economy

    ¡En España se habla mucho y se actúa poco!


    España podría ahorrar más de la mitad en iluminación exterior

    Las bombillas LED de bajo consumo solo suponen la mejor opción cuando su instalación se hace de forma planificada

    CARLOS CALA   13-03-2011

    España es el país de la Unión Europea que más energía consume en alumbrado público: unos 118 kilowatios hora al año, frente a los 90 kwh/año de Francia o los 48 kwh/año de Alemania. Y eso que en las estadísticas oficiales no se incluye la iluminación ornamental, orientada a los monumentos o edificios públicos, y que también suponen un gasto importante, especialmente en las grandes ciudades.

    Contaminación lumínica en España

    Contaminación lumínica en las ciudades de Zaragoza (izquierda) y Madrid (derecha)- (ESA / NASA)

    Alumbrar las calles y carreteras cuesta anualmente a los ciudadanos 450 millones de euros, una cifra que podría reducirse a la mitad, o incluso más, con una planificación adecuada. Con ella, se evitarían otros daños de este consumo excesivo, como por ejemplo, la contaminación lumínica.

    Según el grupo de estudio de Contaminación Lumínica del Departamento de Astrofísica y Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Complutense de Madrid, se considera que existe contaminación lumínica cuando se iluminan innecesariamente determinadas zonas. Alejandro Sánchez de Miguel, miembro de este grupo de estudio, asegura que no hay lugares en España libres de este tipo de contaminación. Ni siquiera las zonas rurales lo están, porque el halo luminoso de las grandes ciudades se propaga a lo largo de cientos de kilómetros. Así, señala Alejandro Sánchez, el resplandor de Madrid se detecta incluso a 250 kilómetros de la capital; o el de Barcelona, puede divisarse desde las islas Baleares.

    Los efectos de la contaminación lumínica

    Entre las consecuencias más directas de este tipo de contaminación está el despilfarro de energía eléctrica y el elevado gasto público que ello conlleva. También habría que destacar los efectos medioambientales negativos, puesto que el exceso de luz por la noche impide la destrucción de las partículas contaminantes del aire. El dióxido de nitrógeno y sus derivados se desintegran mediante una reacción química que depende mucho del nivel de oscuridad. La luz impide que, durante la noche, se destruya hasta un 5% de partículas contaminantes. Por lo tanto, a mayor contaminación lumínica, mayor contaminación ambiental. Además, la contaminación lumínica provoca que muchas especies animales, sobre todo las aves, se desorienten o modifiquen sus comportamientos.

    Tampoco habría que perder de vista otros efectos de una iluminación mal planificada, como la que existe en la actualidad. Por ejemplo: problemas de seguridad en las carreteras. Hoy en día existen muchas vías que se encuentran prácticamente a oscuras en las que, de pronto, aparecen focos muy potentes de estaciones de servicio o de áreas de descanso que pueden causar pérdida de visión temporal en los conductores. Por otra parte, también es un riesgo tener carreteras en las que se derrocha la iluminación, porque se genera un exceso de confianza en quienes se encuentran al volante y puede alentar de forma inconsciente un aumento de la velocidad del vehículo.

    Un efecto más de la contaminación lumínica es la destrucción del cielo como patrimonio de todos, como recurso natural y, también como recurso económico. Hay lugares que utilizan la observación astronómica como una manera de generar riqueza a través del turismo. Esta opción se pierde, cuando la iluminación impide algo tan simple como ver las estrellas. Alejandro Sánchez de Miguel asegura que no podemos resignarnos a que el único cielo nocturno que conozcan los niños que viven en las ciudades, sea de color naranja. Además, recuerda que en España, y debido a la contaminación lumínica, muchos astrónomos se están viendo obligados a desplazarse o a emigrar para poder realizar determinadas investigaciones.

    La tecnología LED, por sí sola, no soluciona el problema

    El Gobierno ha anunciado, dentro del plan de ahorro energético aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 4 de marzo, que piensa cambiar de aquí a cinco años las lámparas de las vías públicas por otras de bajo consumo. Pero, ¿es el alumbrado LED (diodo de emisión de luz) la solución global? En principio, los expertos de la Universidad Complutense de Madrid creen que no.

    Estas bombillas tienen algunas ventajas, como su inmediata respuesta (tardan menos de un segundo en iluminar, frente a los más de diez minutos que necesitan las actuales lámparas de vapor de sodio), o su vida útil, cinco veces superior a la de las bombillas que ahora se utilizan. Sin embargo, las luces con tecnología LED tienen una eficiencia energética ligeramente menor que las de vapor de sodio. El LED reduciría el consumo, pero también la potencia. Es decir: si únicamente se cambia la bombilla, habría menos contaminación lumínica, pero porque la normativa actual no permite el derroche. Sin embargo, eso no significaría que se estuviera alumbrando mejor. De hecho, para conseguir la misma iluminación con una lámpara LED que con las bombillas actuales, sería necesario un mayor consumo de energía.

    Hay un dato importante que aporta la Asociación contra la Contaminación Lumínica “Cel Fosc” (Cielo Oscuro). Según esta asociación, está demostrado que la luz blanca de los LED que se comercializan en la actualidad es muy nociva para la salud humana. Estas lámparas emiten una gran cantidad de radiación en longitudes de onda corta, próximas a los 440 nanómetros. Se trata de la luz que más altera la conducta de las especies de vida nocturna, y provoca en el ser humano la inhibición de la secreción de la hormona de la melatonina, que sólo se genera en condiciones de oscuridad. Es la hormona encargada de controlar el ritmo cardiaco, y un antioxidante que protege al organismo frente a las alteraciones degenerativas y contra ciertos tipos de cáncer.

    Lo ideal es la planificación

    Para saber si la iluminación de una farola es buena o mala, deberíamos situarnos a unos veinte o treinta metros de distancia. Si, desde ese lugar, podemos ver la bombilla, quiere decir que se está derrochando energía porque, en realidad, la cantidad de luz que llega hasta esa distancia es muy poca. En muchos lugares hay farolas que iluminan hacia arriba, o que no utilizan cristales totalmente transparentes, algo que no tiene ningún sentido.

    Conseguir farolas que reduzcan el consumo energético y que logren una menor contaminación lumínica y ambiental puede resultar caro al principio, aunque sea una inversión amortizada para el futuro. La instalación ideal sería la que envíe al suelo el 100% de la luz, sin emitir nada hacia arriba. En caso de utilizar lámparas LED, lo idóneo sería que fuesen de color amarillo y no blanco. Además, debería establecerse un sistema de eficiencia que adecúe la iluminación al uso real del entorno. Sería algo similar a lo que hacemos en nuestras casas: colocamos las lámparas donde las necesitamos y, cuando no las necesitamos, las apagamos. Es lo que hacemos al usar una linterna: apuntamos sólo hacia el lugar que queremos iluminar, y no en todas direcciones.

    La tecnología actual permite trasladar esa eficiencia a las calles. La iluminación inteligente es un proyecto innovador en la Unión Europea. Curiosamente, y a pesar de que España es el país comunitario con mayor consumo de energía por habitante, no participa en dicho proyecto.

    Estándar
    Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Personal, Social

    La tecnología más limpia olvidada porque dura mucho y no necesita mantenimiento


    Cómo trabaja la tecnología de inducción


    El resultado de esto es una lámpara con una vida sin igual. Duración de hasta 100.000 horas de este sistema puede durar más de 100 focos incandescentes, 5 HID, o 5 típicas lámpara fluorescente.

    Sobre la base de estos principios bien conocidos la luz se pueden generar utilizando descarga de gases a través de magnetismo. Anillos con bobinas magnéticas crean un campo electromagnético de alta frecuencia que es generado por una balastra electrónica. Este campo va alrededor de un tubo de vidrio lleno de gas. Un circuito cerrado está formado por los patrones de descarga inducidos por las bobinas que causan la aceleración de los electrones libres los cuales chocan con los átomos de mercurio y excitan los electrones. Cuando los electrones alcanzan un nivel menor y más estable, emiten energía en forma de luz ultravioleta invisible. La conversión a la luz visible se produce cuando se pasa a través de un recubrimiento de fósforo en la superficie del tubo. Los campos generados durante este proceso son maximizados por la lámpara de forma única.

    El sistema patentado de inducción HD combina la tecnología que fue descubierto hace más de treinta años con nuevas características que no eran viables comercialmente hasta ahora. Hemos superado las barreras de costo elevado y los reveses tecnologicos como la interferencia EMC, la depreciación del flujo luminoso, y la incapacidad de atenuamiento junto con una útil gama de potencias. Ahora ofrecemos más de diecisiete combinaciones diferentes potencias de lámpara en tres estilos diferentes y ofrecemos opciones atenuables en muchos modelos. Como resultado tenemos opciones ilimitadas de luminarias comerciales disponibles para satisfacer todas las necesidades incluidas 43 configuraciones estándar de fábrica que van desde el interior / exterior, a la carretera a almacén / estacionamiento y unidades para la industria de la hospitalización.

     

     

    Estándar
    Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Social

    ¡Que pasada!


    El edificio que respira

    El «hemiciclo solar» aprovecha la temperatura constante de la tierra gracias a una red de «venas» horizontales, instaladas a seis metros de profundidad, y «arterias» que distribuyen el calor y expulsan el aire viciado. Su ahorro energético alcanza el 45 por ciento

    El edificio  que respira

    El edificio que respira

    19 Febrero 11 – – Eva M. Rull

    Son las dos de la tarde y el día es desapacible. Tras un pequeño y caprichoso paréntesis, el tiempo en Madrid ha vuelto al crudo invierno. Por el frío pasillo de acceso a las viviendas de este «hemiciclo solar», uno llega a preguntarse el porqué del cálido nombre y a desear entrar en casa de algún vecino, a ver si con un poco de suerte tiene la calefacción bien fuerte. En el cuarto vive Alfredo con su pareja. Entrar en su casa y el ratito de charla con él resulta de lo más agradable. Lleva sólo dos meses viviendo en su piso, aunque nadie lo diría; todo está decorado con primor… Los muebles los ha hecho él mismo. Es carpintero. Tampoco nadie podría imaginar que con este frío y la calidez del interior no tenga encendido ningún radiador.
    El secreto está en la geotermia y en esas pequeñas rejillitas debajo de los radiadores y al lado de los techos. Sin poder evitar la pregunta, Alfredo contesta que las facturas son comedidas, aunque es demasiado pronto para ser categórico, ya que queda mucho frío por delante y luego vendrán los calores del verano. Sin embargo, sí se aprecia un brillo en sus ojos al hablar de lo que paga de alquiler. Ha conseguido bajar de los 800 de su última residencia en Móstoles a los 300 euros al mes de esta casa del Instituto Municipal del Suelo (IMS) en el nuevo desarrollo del sur del municipio. Tras agradecerle a Alfredo su amabilidad ante la invasión, hay que recorrer de nuevo el frío pasillo, que ya ha quedado claro: está orientado al norte.
    Como él, son 92 las familias que se benefician de la geotermia horizontal de aire. El diseño, que asegura hasta un 45 por ciento de ahorro energético, es responsabilidad del estudio de César Ruiz-Larrea, un veterano de la construcción sostenible. Su equipo entiende como él que «la energía es un elemento arquitectónico más». Antes de entregar las llaves, se convocó una reunión explicativa para que los inquilinos resolvieran sus dudas sobre la geotermia. Según cuenta Elena Pascual, arquitecta del estudio, la pregunta más repetida fue si pasarían frío en sus casas con este sistema. Extrapolando la experiencia de Alfredo, que asegura que sólo los primeros días con el piso vacío sintió algo de fresco, no parece que la temperatura sea un problema.

    La media luna
    Extrapolar los datos en este edificio donde todas las casas son de 55 metros, con doble orientación norte-sur, el mismo punto de entrada y disposición interior, una terraza o invernadero solar hacia el sur y una angulación que busca el sol, no es complicado. La idea del hemiciclo empezó a cuajar en 2004. Cuando el IMS sacó a concurso la parcela, el espacio existente obligaba a los arquitectos a trabajar con configuraciones en L. Esta forma traía consigo dos problemas: minimizaba el número de viviendas con doble orientación y ventilación cruzada y proyectaba sombras que condenaban a la ausencia permanente de luz natural a algunos vecinos. El boceto evolucionó, se suavizaron los ángulos hasta dar con la peculiar media luna. Al final, ganó la propuesta sostenible.
    Desde la carretera de acceso, al norte, se aprecia la muralla de protección contra el ruido del tráfico hecha con la tierra extraída en la obra. El espacio está aprovechado para minimizar el efecto isla de calor (diferencia de temperatura entre las zonas urbanizadas y las que no), con la plantación de árboles, y para situar las chimeneas de captación de viento. La vegetación que los recubre ayuda a dar humedad y a una primera bajada de temperatura del aire. Éste recorre ahora una red de tuberías, el «sistema venoso» como lo llama Larrea, enterradas a unos ocho metros en los que se asienta la temperatura a unos 17-18 grados tanto en invierno como en verano. Es la inercia del calor de la tierra. Una vez en las galerías de almacenamiento, dos Unidades de Tratamiento de Aire (UTA), una para cada mitad del complejo, impulsan el aire tratado de impurezas, por columnas, hasta las cinco plantas. Las rejillas de debajo de los radiadores liberan el gas en el interior de los apartamentos, reduciendo la necesidad de consumo por aparatos de climatización. Gracias a su movimiento natural del aire, las rejillas de la parte superior expulsan el aire impuro. En la azotea del edificio, las chimeneas solares de lamas en guillotina liberan el gas caliente en verano, mientras que cerradas en invierno devuelven la corriente a los recuperadores de calor de los UTA y liberan el residuo viciado.
    La presencia en cada vivienda de un invernadero solar permite trasladar el calor de la incidencia del sol a las habitaciones  más frías. En verano, las terrazas se cierran con lamas para evitar el sobrecalentamiento, y es el pasillo del norte y sus corrientes los que atemperan por ventilación cruzada las estancias.
    El diseño, se calculó, aumentaba el precio un diez por ciento respecto a una construcción convencional. Gracias a las sugerencias del IMS, boceto y precio sufrieron alguna transformación. Por cuestiones prácticas, los paneles fotovoltaicos se han visto reducidos a presencia testimonial, «tres o cuatro kilowatios para mantenimiento de las instalaciones», explica Miguel Ángel Trillo, del IMS. La cubierta vegetal prescinde sobre el terreno del área destinada al deporte.  «Quedan entre 15 y 20 apartamentos sin adjudicar», dice. Sin embargo, en los próximos meses se resolverán las peticiones.

     

    Estándar
    Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Social

    ¿Cómo se calcula la huella ecológica?


    ¿Cómo se calcula la huella ecológica?


    ¿Cómo se calcula la huella ecológica?
    Por: Clemente Álvarez

    Hace unos meses un informe de WWF aseguraba que la población mundial necesita al ritmo actual de consumo el equivalente a 1,5 planetas. Es una forma llamativa de expresar que los humanos utilizamos en un año recursos de la Tierra más rápido de lo que tardan en renovarse. Estas mediciones se realizan a través de la huella ecológica, un indicador de sostenibilidad con una metodología muy particular ideado en los años noventa por el profesor de la Universidad de Toronto (Canadá) William Rees y su entonces alumno Mathis Wackernagel. ¿Cómo se calcula una cuestión tan compleja?
    La huella ecológica se suele medir en hectáreas globales (hag) por habitante y año. Es una estimación de la superficie que se necesita para producir los recursos consumidos: la superficie de campos para cultivar los alimentos y la fibra para ropa, la de los pastos para el ganado, la del mar para sostener las capturas de pesca, la de bosque para producir la madera y pulpa, o la utilizada para construir encima ciudades, carreteras o cualquier infraestructura. No tiene en cuenta el uso de agua u otros impactos generados por el consumo (como la contaminación o la pérdida de biodiversidad).
    ¿Qué pasa con la incidencia en la biosfera del consumo de bienes o de energía? Pongamos que hacemos caso de la campaña de marketing de una marca de automóviles que propone a sus clientes plantar árboles para compensar las emisiones de sus coches: ¿Qué superficie forestal tendría que haber en España para que absorbiesen todo el CO2 que sale del tubo de escape de los coches en un año? Quizá a más de uno le parezca una solución un tanto extraña, pero así es exactamente cómo se calcula el uso de combustibles fósiles para llenar el depósito de gasolina o para producir los propios vehículos.
    Como explica Manuel Calvo, consultor ambiental y uno de los mayores especialistas en España en huella ecológica (fue uno de los codirectores del estudio de la huella ecológica de los españoles realizado por el Ministerio de Medio Ambiente en 2008), lo que se mide es el área de bosque necesaria para absorber el CO2 generado por el consumo, ya sea por el uso directo de la energía o por la que se utiliza en la fabricación de los bienes consumidos en el país.
    “Es un tanto controvertido calcular esto de esta forma, la huella ecológica se crea en Canadá dónde se sigue más este concepto de compensar emisiones y dónde hay muchos bosques para compensar”, comenta Calvo. “Sería más lógico considerar la superficie de cultivos de biocombustibles que harían falta para obtener esa cantidad de energía equivalente, pero esta es la metodología que hay que seguir para poder comparar luego entre regiones o países”, cuenta este andaluz, que explica que cuando ha estimado la huella del consumo de energía de estas dos formas diferentes, los resultados en hectáreas han sido similares.
    ¿Qué pasa con el impacto de otras formas de obtener energía que no emiten CO2? Lo que se contabiliza entonces es la superficie ocupada por la instalación: el espacio ocupado por los aerogeneradores de un parque eólico o las placas fotovoltaicas (siempre que no estén colocados encima de un tejado, pues ya se habrá contabilizado antes esa superficie como área urbanizada). El caso de una central nuclear resulta muy paradójico. Como explica este experto, la metodología estándar de la huella ecológica entiende que no es una tecnología sostenible y por ello se le da el mismo tratamiento que a la energía procedente de combustibles fósiles, imputando a estas centrales emisiones ficticias de CO2 que tendrán también que ser compensadas con árboles.
    Los cálculos tienen una complicación añadida, aunque bastante interesante. Lo que se mide siempre en la huella ecológica es el impacto del consumo, no de la producción. Esto significa que si un televisor se fabrica en China y se vende luego en España, las emisiones de CO2 que habría que compensar con árboles por el uso de electricidad en la fabricación del aparato se imputan aquí, en España. “Este enfoque de la huella ecológica es bastante más justo que el de otros indicadores”, recalca este consultor andaluz.
    De forma muy simplificada, esta particularidad de la huella ecológica obliga a realizar un balance de las importaciones y exportaciones de los diferentes productos y traducirlo en CO2 (una medición estimativa, pues no se tiene en cuenta que en cada país del que se importan productos se usa un tipo de energía con diferentes emisiones de CO2). De esta forma, se obtiene una determinada superficie forestal necesaria para compensar todas las emisiones de CO2, que hay que añadir al resto de espacio productivo usado en el territorio para extraer la madera, los cereales, el pescado, la leche, la ropa…
    El resultado final de la huella ecológica es una cantidad de hectáreas globales por habitante y año. Claro que no es lo mismo una hectárea de bosque, una de árboles para compensar CO2, una de pastos o una de ciudad. Lo que se hace es ponderar cada tipo de superficie a través de un factor de equivalencia(1) y la suma se expresa en hectáreas globales. Como detalla Calvo, en realidad la hectárea global no existe en ningún sitio, pues representa la productividad biológica media en el planeta.
    “Este indicador de sostenibilidad tiene sus fallos, pero como también lo tienen los otros, lo mismo ocurre con el PIB y se sigue de forma ciega”, recalca el consultor, que considera que lo más apropiado es “utilizar un cóctel de indicadores diferentes”. “Lo complicado no son los cálculos, sino disponer de la información”.
    Después de todo esto, el resultado que se encuentra(2) es que España genera una huella ecológica de 6,4 hectáreas globales por habitante y año. Es decir, que de media cada español(3) necesitaría de 6,4 hectáreas globales para satisfacer todos sus consumos; una cifra algo mayor que la dada en el informe Planeta Vivo 2010 elaborado por WWF y Global Footprint Network, la organización del propio Mathis Wackernagel (ver imagen). Si se calcula también la biocapacidad de España, como la superficie productiva que realmente tiene el país (2,4 hectáreas globales por habitante año), lo que se deduce es que se están usando muchos más recursos de los que disponemos. Se produce un importante déficit ecológico.
    Volvamos de nuevo al ejemplo del coche. Lo que vienen a decir estos resultados es que no hay espacio suficiente en el país para plantar todos los árboles necesarios para absorber el CO2 emitido por los coches y evitar así que esta gas de efecto invernadero se siga acumulando en la atmósfera. ¿Cuántos kilómetros se podrían realizar hipotéticamente en un coche de gasolina considerando sólo el espacio real que hay para plantar sumideros de CO2 en España (después de descontar el espacio necesario para comer, vestirnos…)? Aunque se trata sólo de elucubraciones teóricas, Calvo también lo ha calculado y su resultado es muy curioso: 1.500 kilómetros. Es decir, que de media cada español podría disponer de sólo 1.500 kilómetros en coche para todos sus desplazamientos a lo largo de un año (sin montarse en ningún avión u otro medio de transporte que genere CO2).
    Como detalla este consultor especialista en movilidad, estos 1.500 kilómetros son una distancia bastante inferior a la que recorren de media en coche los ciudadanos en una ciudad como la suya, Sevilla. Y eso sólo para desplazamientos urbanos, sin salir de la ciudad. Según este experto, esta estimación es bastante conservadora, pues está calculada con un coche que emite unos 120 g de CO2/km y no se ha contabilizado el transporte necesario para desplazar también las mercancías.
    “Estos 1.500 km demuestran que para conseguir una movilidad sostenible hay que reducir entre un 80 y 90% el tráfico de coches”, incide Calvo, que no cree que el vehículo eléctrico pueda bajar hoy en día de forma significativa el conjunto de las emisiones.

    Estándar
    Sin categoría

    La importancia de la educación para un adulto “sostenible”


    La educación es la palabra clave, una asignatura pendiente en todas las latitudes. Vivimos una época de gran progreso tecnológico a veces inútil en la que importa más tener el móvil a la última que reflexionar sobre su uso, utilidad o simple razón de ser.

    Me siento particularmente “aludido” porqué soy Psicólogo por formación y conformación. Sabemos todos que es más fácil educar un niño para que sea buena persona que mejorar adultos. Basta con ver mi hijo Sasha de casi 8 años que cuando suelta la Wii siempre la desenchufa y sólo le he dicho una vez porqué tiene que hacerlo, o que va detras de su hermana mayor apagando luces sólo porqué le he explicado que no es bueno derrochar nada.

    Nosotros tenemos la culpa si nuestros hijos no serán mejores de sus padres, por poca dedicación, por pereza, por dejadez… por lo que sea, pero nuestros “cachorros” son la mejor inversión para un futuro más justo.

    Siempre he dicho que la profesión mejor pagada tendría que ser la del profesor, maestro, educador… juntos, familia y colegios podrían criar mejores personas en muchos aspectos de la vida adulta, pero a veces sólo nos limitamos a “cumplir” con la obligación legal de mandar los hijos a la escuela.

    He tenido la gran suerte de conocer grandes maestros y profesores (no todos) y recuerdo con gran nitidez lo que me enseñaron a veces hace más de 40 años. Nunca olvidaré cuando, con seis añitos, dejé de comerme las uñas después que mi maestra me asustara sobre la peligrosidad de ingerir “bichos” en el cuerpo.

    Hay que volver a replantearse todo el sistema educativo para que las nuevas generaciones lleven dentro toda esa educación social, etica, moral, ambiental que con tantas dificultades se intenta inculcar ahora en adultos perezosos y “mal educados”.

    No lo digo ahora, no me gustan las modas, siempre he pensado que aprovechamos de una forma demasiado egoista nuestros recursos, pero como los buenos ganan sólo en las películas terminamos governados por arrivistas sin escrúpulos, corruptos que viven del cuento sobre el sudor de los demás.

    La única forma de tener un dia una buena clase governante es criarla desde pequeña con valores y principios que no caducan o pierden de importancia según el último modelo de móvil que sale al mercado. No es tan difícil, basta con pensar al menos media hora al dia con la tele apagada, buscando una lógica sencilla a nuestra forma de vivir.

    Aún que lo parezca no me he salido del tema, la sensibilidad hacia el cambio climatico sólo es una pequeña faceta de la compleja totalidad de un ser humano, que si bien educado dará lo mejor de sí en todas sus actuaciones profesionales y privadas.

    Freud lo explicó muy bien cuando se “inventó” el Super ego. Si nuestros padres y educadores escolásticos no construyen una cajita que vamos llenando de buenos principios, si esta cajita se queda vacía por falta o mal educación por mucho que intentemos llenarla luego en la edad adulta será tan dura de abrir que servirá de poco.

    Gracias por leerme, me da mucha rabia ver como desperdiciamos nuestras energías con lo fácil que sería hacer las cosas bien.

    Mi mentór (ex suegro que he querido más que a un padre durante casi 20 años) siempre decía que cuando corres por algo cuesta el mismo esfuerzo llegar primero que último, entonces mejor llegar primero.

    Esto se puede aplicar a cualquier faceta de nuestra vida, hay que dar lo mejor de sí siempre, total el esfuerzo es el mismo, más vale hacerlo bien.

    … y quien lo dice lucha diariamente con su pereza innata… y no siempre gana…

    Estándar