Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Ejemplos reales, Energía fotovoltaica, Inducción, LED, Magias, Personal, Social, Web 2.0

Green economy el éxito en un clic


Desde hace tiempo estoy estudiando la mejor forma de actuar para penetrar en el mercado italiano, maduro y muy receptivo para obras de mejora en eficiencia energética.

Representa un agradable retorno a mis raíces como persona y como profesional de las energías renovables, ya que empecé a sentir esta pasión para el sector “verde” de la industria gracias a Beghelli, empresa líder en Italia en desarrollo de proyectos de ahorro energético.

Agradezco Silvano Mordenti que ha dedicato su tiempo para realizar este homenaje a un Italiano en España.

Estándar
Economy, Social

Como ahorrar en la factura de la luz


¡Ya está aquí otra subida de la luz!

La mención a la necesaria subida del 40% de la tarifa de la luz me parece una indirecta, típica del lenguaje político

“El ministro ha asegurado que los consumidores no serán los únicos que soportarán el cumplimiento del citado auto, sino que este se repartirá también con los operadores del sector eléctrico y con las cuentas públicas, ya que, de lo contrario, habría que subir la tarifa un 40%.” (elEconomista.es)


__________________________________________________________
Para recibir un informe gratuito pulsa aquí

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Magias, Social

¿Quieres dejar de pagar por la energía que consumes?


Existen ya varias opciones para lograr la independencia energética.

El deficit eléctrico que lo paguen con los multimilionarios beneficios de las grandes multinacionales.

Sólo necesitamos sol ya que la inversión se puede financiar al 100%.

Adios a la factura de la luz.

Informate aquí sin compromiso.

 

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Ejemplos reales, Inducción

“Coste cero”: cierto, disponible y demostrado en una planta industrial


No hay nada mejor que unos sencillos números aplicados a un caso real para demostrar que es posible mejorar la eficiencia energética a coste cero. Como dicen justamente los expertos del sector energético el ahorro no se mide, se calcula utilizando los más simples conceptos aritméticos.

En este caso concreto presentamos una planta industrial muy grande:  sustitución de todos los puntos de luz interiores y exteriores por lámparas de  inducción magnética.

La fórmula utilizada en este caso es un renting a 60 meses con garantía de todos los equipos de 9 años.

Subrayamos la  parte que demuestra la efectividad del coste cero: 19.665,72 € es la cantidad de dinero ahorrada en un año, una vez pagadas las cuotas del renting.

Situación con puntos de luz no eficientes:

pago a proveedor de energía por iluminación = 311.026,41 € / año

Situación con puntos de luz eficientes:

pago a proveedor de energía por iluminación = 137.280,69 € / año

Resultados relevantes:

>>> Inversión = 0,00

>>> Mantenimiento a 9 años = 0,00 €

>>> Nuevo gasto por iluminación diferencia 1º año = – 19.665,72 €

>>> Menor contaminación por CO2 = Mejor imagen y + competitividad

Me parece evidente que:

el ahorro = 173.745,72 € + 15.600,00 €

paga el renting = 169.680,00 € (14.140 x 12)

y

genera liquidez = 19.665,72 €

Está suficientemente demostrado que el coste cero va más allá trasformando un gasto en un ingreso:

En resumen:

NO eficiente = paga 326.626,41 € (311.026,41 + 15.600,00) kwh y mantenimiento

SI eficiente =  paga  306.960,69 € (137.280,69 + 168.680,00) kwh y renting

Una planta industrial que consume 3.455.849 kwh/año puede ahorrarse cada mes unos 1.638 Euros, que una vez terminado el renting se convertirán en 15.778 Euros/mes mínimo, ya que no consideramos las subidas de las tarifas.

Los datos no se pueden aplicar de ninguna forma a otras instalaciones.

Es conveniente realizar una auditoría personalizada, que ofrecemos de forma totalmente gratuita y sin compromiso.

Estándar
LED

Evolución hacia la eficiencia lumínica


Focos de bajo consumo, ¿fracaso irreversible?

Desde que el hombre aprendió a manipular el fuego, las noches dejaron de ser oscuras y la luz, que las llamas le proveían, iluminó desde cuevas hasta los edificios más importantes del siglo XIX. Cuando Edison presentó en 1879 su lámpara de luz incandescente, el alumbrado eléctrico se convirtió en la manera en que iluminamos nuestra vida hasta estos años.

Con fecha de extinción decretada en muchos países del mundo, las lámparas incandescentes están cediendo su reinado a uno de los fracasos más grandes e increíbles de esta industria: la lámpara de bajo consumo.

Condenada a morir al poco tiempo de su salida masiva al mercado a manos de la iluminación LED, la lámpara de bajo consumo nunca terminó de conformar al público y en la actualidad está perdiendo el poco terreno ganado frente a las novedosas lámparas LED. ¿Por qué su éxito fue tan efímero? ¿El LED podrá ocupar el lugar que dejan las incandescentes? ¿Tú que opinas?

Todos sabemos que Edison no inventó la lámpara incandescente, sino que logró un modelo sencillo, económico, fácil de construir, lo patentó y presentó en sociedad. Además, su diseño ofrecía una duración considerable respecto a los tipos de lámparas (o bombillos) que existían en la época.

Es decir, tomó ideas y trabajos de otros investigadores para desarrollar un modelo comercial que, hasta la fecha, conserva su arquitectura a pesar de la evolución que los años trajeron a sus partes para dotarla de una vida útil calculada en mil horas. Considerada como uno de los inventos más útiles de la historia, la lámpara incandescente emite una luz cálida que ilumina muchas actividades de la vida moderna y seguirá haciéndolo por mucho tiempo más.

Sin embargo, las prácticas utilizadas para el alumbrado, sea público o doméstico, están evolucionando desde que la iluminación fluorescente logró un formato comercial económico. El apogeo de este avance se observó durante los primeros años de este milenio (y finales del anterior) cuando las lámparas de bajo consumo (CFL) se ofrecían como la solución ideal para el ahorro de energía, ofreciendo además un avance tecnológico luego de muchos años del, como mencionamos antes, reinado absoluto de la iluminación incandescente.

La teoría nos demuestra que la lámpara incandescente transforma tan sólo el 10% de la energía consumida en luz, y al resto lo libera al exterior en forma de calor (Efecto Joule). Por su parte, las lámparas de bajo consumo utilizan un 80% menos de energía que las anteriores y ésta es una enorme razón para que las personas de todo el mundo pusieran su mirada y atención en ellas.

Al ser más eficientes las luminarias, se puede ahorrar mucho dinero, se puede disminuir la dependencia del petróleo (combustibles fósiles) y de esta manera reducir significativamente los gases de efecto invernadero. Es decir, si se puede reducir el consumo energético, necesario para lograr la misma iluminación, la cantidad de energía que debe generarse será menor.

Sin embargo, ante este panorama tan alentador sobre los beneficios que traería al medio ambiente esta tecnología, la reacción de los consumidores no fue tan positiva como los científicos esperaban. Por ejemplo; las lámparas fluorescentes compactas de baja calidad ofrecen desempeños muy pobres, presentando parpadeos (en muchos casos, no todos) muy molestos a la visión, no alcanzan la duración estipulada por el estándar de este tipo de lámparas (8mil horas) y sus balastos electrónicos suelen generar interferencias en muchas bandas del espectro radioeléctrico, incluida la de 2.4Ghz (Bluetooth, Wi-Fi).

Por otra parte, muchos biólogos evolutivos creen que las preferencias humanas de iluminación son el resultado de nuestra visión básicamente “tri-cromática”, la cual nos convierte en una especie adecuada para la luz solar del día y la percepción de los colores primarios. De este modo, durante 400 mil años la humanidad ha desterrado la oscuridad con el fuego.

La lámpara de Edison (al momento de su salida al mercado) fue un éxito rotundo ya que lograba, en esencia, el resplandor de una llama puesto en un filamento. El abandono de las bombillas incandescentes significará entonces abandonar el fuego como fuente primaria de luz, por primera vez en la historia humana.

Vale aclarar que en el filamento de la lámpara incandescente no hay fuego y que la expresión anterior es más metafórica que técnica. Allí no hay combustión gracias al gas inerte que posee el bulbillo en su interior. Sólo hay luz generada por la incandescencia.

A pesar de que la iluminación fluorescente ha estado con nosotros desde la década de 1930, Ed Hammer, físico de la General Electric, fue el primero en 1975 en lograr una lámpara fluorescente de finos tubos curvos y en forma de espiral que, además de producir más luz que una lámpara incandescente convencional, consumía apenas un 20% de electricidad si se la comparaba con su equivalente de filamento de tungsteno.

Sin embargo, las lámparas fluorescentes compactas, en sus orígenes, no podían ser atenuadas (dimmer), eran muy frágiles y producían una inmaculada luz blanca. General Electric no quiso arriesgar capital en traer esta nueva tecnología al mercado y dejó de lado el diseño de Hammer.

Años más tarde, en 1980, Philips se convirtió en la primera compañía en comercializar una lámpara fluorescente compacta, con un diseño basado en una serie de curvas, en lugar de la espiral de General Electric. Pero, en los años 1970, hablarle a la gente de crisis energética era como hablarle a una pared, es decir, no despertó mucho interés en el público consumidor; los problemas eran otros.

Recién en la década de 1990 las lámparas fluorescentes compactas ganaron fuerza, impulsadas por preocupaciones más concretas y reales sobre la eficiencia energética. Fue allí entonces cuando General Electric decidió finalmente poner en producción el modelo en espiral de Hammer.

Durante los primeros años del nuevo milenio, las lámparas fluorescentes compactas se mostraban en la misma proporción con las bombillas incandescentes en los pasillos de cualquier tienda. En el principio de esta etapa, los consumidores aparentaron abrazar con entusiasmo la nueva tecnología, en parte por el ahorro de energía anunciado y en parte debido a la distribución masiva que los gobiernos de muchos países iniciaron con programas de recambio gratuito (entregabas dos lámparas incandescentes y te regalaban una CFL).

Pero los problemas de no poder atenuar la intensidad luminosa, el molesto parpadeo, y el “raro o poco agradable” color de la luz emitida, eran problemas que no abandonaban el escenario. Por otro lado, los fabricantes de este tipo de luminarias, que debían amortizar la enorme inversión realizada, exageraban respecto a la calidad constructiva y a la longevidad del nuevo producto.

Los consumidores, por su parte, no comprendieron que las lámparas fluorescentes compactas se queman rápidamente cuando no se les permite descansar, por lo menos, 15 minutos entre dos ciclos de funcionamiento, o que fallarían de manera muy rápida si se las utilizaba en artefactos (plafones) empotrados en el techo, o en cualquier otro ámbito poco ventilado.

La temperatura que alcanza este tipo de lámpara es mucho menor a la de una incandescente, pero la acumulación de temperatura en un receptáculo mal ventilado termina por destruirla al poco tiempo.

Durante los comienzos, la publicidad mostraba tantos beneficios que la gente pagaba cualquier dinero por estas lámparas con la esperanza de adquirir un producto de buena calidad que finalizaba siendo de origen asiático y de calidad tan baja como te puedas imaginar. El golpe final se produjo cuando los consumidores se enteraron de que las lámparas fluorescentes compactas contienen mercurio y que, en sus instrucciones, cualquier Agencia de Protección Ambiental indica un protocolo de varias páginas donde menciona los métodos adecuados para abordar de limpieza de una bombilla rota.

Este procedimiento comienza con la advertencia de airear el ambiente (ventanas abiertas) durante varias horas y evacuar a todas las personas y las mascotas del lugar hasta que el gas de mercurio se haya ventilado por completo. El fósforo no deja de ser otro problema; si entra en contacto directo con la piel, puede provocar quemaduras.

Advertido de este inevitable fracaso de las lámparas de bajo consumo, en 2008 el Departamento de Energía de Estados Unidos lanzó un concurso destinado a poner en marcha la transición hacia la iluminación basada en tecnología LED. El premio (denominado “L”) ofrecía 7 Millones de Euros a la primera compañía que pudiera fabricar una bombilla con una luminosidad equivalente a 60 Watts (respecto a las comunes incandescentes) y que cumpla con una serie de normas y/o características, destinadas a evitar una debacle como la que sufre la lámpara fluorescente compacta.

Entre las condiciones figuraban un consumo no mayor a 10 Watts de electricidad, ser verdaderamente regulables (dimmer) sin parpadeos y emitir una luz de tonalidad agradable y no perjudicial. También, tendría que caber en un enchufe estándar y durar, por lo menos, 20 años.

Por supuesto, el dinero del premio no alcanzaría para cubrir los gastos que demandaría el desarrollo de una lámpara de esta naturaleza, pero el ganador obtendría el prestigio acumulado en su marca y la posibilidad de ser un referente prioritario para alcanzar acuerdos comerciales en contratos gubernamentales. Philips fue la única empresa que presentó un modelo funcional y en consecuencia, ganó el concurso.

El problema actual está centrado en el precio de una lámpara con tecnología LED. Una luminaria incandescente cuesta menos de un Euro, una lámpara fluorescente compacta no llega a 10 Euros, pero el precio de una equivalente en base a LED supera (o está muy cerca de) los 50 Euros. Es decir, por ahora se ha demostrado que este tipo de lámparas se pueden fabricar, pero el desafío será abaratar los costos para alcanzar un precio competitivo respecto a las luminarias convencionales.

La industria apuesta por la iluminación LED, en el camino a seguir, por un par de razones muy certeras y válidas: los LEDs son semiconductores y, como toda la tecnología de estado sólido, son cada vez mejores (más confiables) y más baratos, siguiendo una curva evolutiva predecible.

En 1999, un investigador llamado Roland Haitz, que por entonces trabajaba en Hewlett-Packard, fue coautor de un artículo que se convirtió en el manifiesto de la industria de la iluminación LED. Al trazar los precios históricos de los LED y su proyección hacia el futuro, Haitz estimó que la cantidad de luz que producen estos dispositivos electroluminiscentes se incrementaría en un factor de 20 por década, mientras que su costo se reduciría en un factor de 10.

La ley enunciada por Haitz ha demostrado ser muy precisa. Sin embargo, la industria de la iluminación aún tiene grandes obstáculos para vencer antes de obtener la aceptación de parte de los consumidores de lámparas LED. Todavía hay mucho camino por recorrer y muchos problemas técnicos por mejorar, tales como la refrigeración (la temperatura es el peor enemigo de los LED), los costos y los colores adecuados en su luz irradiada hasta lograr la lámpara LED definitiva.

Mientras tanto, las empresas comienzan a ofrecer ofertas de diseño que quizás no duren 20 años y que tal vez no brinden los colores preferidos por el gran público consumidor. Tal vez la estrategia sea ensayar con alternativas económicas a medida que el usuario marca el camino de su preferencia para luego volcar todo el caudal de investigación hacia un modelo definido y aceptado, intentando no caer en la misma experiencia de fracaso que mostraron las lámparas de bajo consumo.

¿Tú que opinas? La lámpara LED, ¿reemplazará a todo lo conocido en iluminación? ¿En cuánto tiempo? ¿Tú ya la utilizas?.

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética

Medidas y actuaciones imprescindibles para mejorar la eficiencia energética


ECONOMÍA BAJA EN CARBONO
Europa adopta medidas de eficiencia energética
LA COMISIÓN EUROPEA HA PROHIBIDO LA FABRICACIÓN DE BOMBILLAS DE ALTO CONSUMO
  • Los países que pertenecen a la Unión Europea están preocupados por los pocos avances en la meta de reducir el consumo de electricidad.

La iluminación puede representar hasta 20 por ciento del consumo de electricidad de una familia. Por ello, en Europa están apostando a reducir este porcentaje como una manera de alcanzar su meta de recortar el consumo de energía en 20 por ciento al 2020.

La medida forma parte de la estrategia de la Unión Europea para reducir los impactos del cambio climático.

Las otras medidas son disminuir en 20 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero y obtener el 20 por ciento de la energía de fuentes renovables.

La Comisión Europea ha indicado que se avanza a buen ritmo en sus objetivos de reducción de emisiones y fuentes renovables. “No puede decirse lo mismo de la reducción del consumo de energía. Si no se pone remedio, la Unión solo conseguirá la mitad de las reducciones previstas”, ha advertido.

En ese contexto se enmarca la medida de prohibir, a partir del pasado 1º de septiembre, la fabricación de bombillas de 60 vatios. Se ha precisado que las bombillas que estén en los comercios seguirán a la venta hasta su agotamiento.

En 2009, antes de que se aprobara esa normativa, había en la Unión Europea 2,100 millones de bombillas de alto consumo de un total de 3,900 millones, lo que equivale casi al 75 por ciento.

Ese año fueron retiradas las de 100 y más vatios; en 2010, las de 75 vatios, y en 2012 serán retiradas las incandescentes de 40 vatios y menos.

La aspiración es que la iluminación esté basada en bombillas tipo halógeno, que ofrecen una iluminación similar con un bajo consumo; en bombillas fl uorescentes de bajo consumo, que son de elevado rendimiento y larga duración; y en bombillas de diodos emisores de luz (llamadas LED), de elevado rendimiento, larga duración y tecnología de punta.

Estudios indican que las tecnologías de iluminación más eficientes consumen hasta cinco veces menos electricidad que las menos efi cientes, por lo que las bombillas de bajo consumo pueden reducir entre 10 y 15 por ciento el uso total de electricidad en los hogares.

En la Unión Europea eso representa 40 mil millones de kilovatios/hora al año, ha precisado la Comisión, que se ha propuesto reducir las emisiones de dióxido de carbono por ese concepto en unos 15 millones de toneladas al año.

Metas por sectores 
Como parte de un nuevo Plan de Eficacia Energética, la Comisión Europea prevé que las administraciones reduzcan el consumo de energía mediante la renovación de al menos el 3% de los edifi cios públicos cada año y establezcan un requisito de efi ciencia energética en las adquisiciones de bienes y servicios.

También, que los consumidores tengan un acceso a la información, amplio y gratuito, sobre el propio consumo de energía, con el fi n de mejorar su gestión, y que las empresas se sometan a auditorías energéticas a fin de establecer medidas de reducción del consumo.

Además, que los reguladores nacionales tengan en cuenta la efi ciencia energética, en particular a la hora de aprobar las tarifas de acceso a las redes, y que los gobiernos supervisen la efi ciencia de las nuevas centrales eléctricas y fomenten la recuperación del calor residual.

El plan previsto requeriría una inversión adicional de 270,000 millones de euros al año en tecnologías verdes, transporte ecológico, redes eléctricas inteligentes y otras infraestructuras. Esa cifra se añadiría al esfuerzo inversor ya en marcha, equivalente al 19% del producto interno bruto de la UE.

Con esas acciones avanzarían hacia una economía competitiva con bajas emisiones de carbono.

Evaluación de avances 
En 2014, la Comisión ha anunciado que volverá a evaluar los avances de la UE hacia el objetivo de reducir el consumo de energía en 20% y, que en caso necesario hará una nueva propuesta que fi je objetivos obligatorios por países.

El comisario europeo de Energía, Gu¨nther Oettinger, ha dicho que aspiran en 2020 haber alcanzado un ahorro de electricidad equivalente al consumo anual de 11 millones de hogares y una reducción media del recibo de la luz de 25 euros al año.

Precisa que aunque las bombillas modernas de bajo consumo son más caras que las incandescentes, la diferencia de precio se compensa enseguida porque solo consumen la cuarta o la quinta parte de electricidad y duran entre 6 y 10 veces más.

“A la larga, con cada bombilla fl uorescente de bajo consumo se pueden ahorrar unos 60 euros. Además, su precio irá bajando a medida que las compre más gente”, indica.
http://ec.europa.eu/news/energy/

(+)
NUEVO PLAN EUROPEO DE EFICACIA ENERGÉTICA 

La Comisión Europea tiene la tarea de presentar propuestas de legislación relacionadas con las siguientes medidas que forman parte del nuevo Plan de Eficacia Energética que podría permitir un ahorro de hasta 1,000 euros por hogar y crearía hasta dos millones de puestos de trabajo.

• Reducir el consumo de energía en los edificios públicos un 3% al año, como mínimo.

• Que se incluya un requisito de eficacia energética en todos los bienes y servicios que adquieren las administraciones.

• Que las empresas recorten el consumo de energía en los edificios comerciales.

• Seguir mejorando el consumo energético de los electrodomésticos.

• Que la generación de electricidad y calor alcance mayores niveles de eficacia.

• Adoptar requisitos de eficacia energética para los equipos industriales.

• Que las grandes empresas apliquen medidas de auditoría y gestión energética.

• Instalación de redes y contadores inteligentes que permitan a los usuarios reducir el consumo de energía y calcular las cantidades ahorradas.

Todos los estados miembros estarían obligados a cumplir con la prerrogativa, estableciendo planes de ahorro energético.

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética

Para los Ayuntamientos el alumbrado más novedoso


Luminarias con lámparas de plasma para alumbrado público

1 Luminarios con lámparas de plasma para alumbrado público de vialidades

Actualmente a nivel mundial la incorporación de nuevos luminarios con lámparas de plasma para el alumbrado público de vialidades se está considerando como una alternativa de sustitución para los actuales luminarios que utilizan lámparas de aditivos metálicos, vapor de sodio en alta presión o vapor de mercurio, por lo que el ingeniero Gabriel Torres Aguilar, consultor en iluminación, nos presenta el siguiente articulo técnico.

El alumbrado público de vialidades es un sistema de iluminación utilizado para zonas públicas con tránsito vehicular y peatonal que proporciona una visión confortable, agudeza visual, rapidez de percepción y capacidad de visibilidad a conductores y peatones en calles, calzadas, ejes viales, vías primarias, carreteras, boulevares y autopistas.

Para el alumbrado público de vialidades a nivel mundial se han utilizado luminarios diseñados específicamente para operar lámparas de descarga en gas por alta presión (aditivos metálicos, vapor de sodio o de mercurio) y recientemente se han desarrollado nuevos diseños de luminarios con fuentes luminosas artificiales de avanzada tecnología, como las lámparas de plasma.

Una lámpara de plasma es una fuente luminosa artificial de última generación, integrada por una capsula de cuarzo que no incorpora filamentos, electrodos o inductores, la cual contiene en su interior mercurio, gases inertes (criptón y argón) y elementos químicos lantánidos (cerio, disprosio, holmio, gadolinio y tulio).

La lámpara de plasma emite luz visible al ser evaporados los elementos químicos lantánidos mediante un plasma producido por la ionización de los átomos de mercurio y las moléculas de los gases inertes.

El principio de operación de la lámpara de plasma se basa en la emisión de una señal de radio frecuencia que genera un campo magnético de muy alta intensidad que ioniza (excita eléctricamente) a los átomos de mercurio y a las moléculas de los gases inertes del interior de la capsula de cuarzo, produciendo un plasma (estado gaseoso cargado eléctricamente con alta presión interna y muy alta temperatura de operación) el cual al evaporar los elementos químicos lantánidos emite una radiación visible de amplio espectro lumínico.

Para su encendido y operación una lámpara de plasma requiere de dos dispositivos:
I.- Emisor resonante de cerámica que tiene dos principales funciones:
a) Proporcionar un medio de soporte y fijación de la capsula de cuarzo.
b) Direccionar una señal de radio frecuencia para generar y concentrar un campo magnético de alta intensidad dentro de la capsula de cuarzo.
II.- Amplificador electrónico de radio frecuencia que emite una señal de muy alto rango hacia el emisor resonante de cerámica, el cual tiene las siguientes características:
• Voltaje universal de alimentación: 120 – 277 V
• Factor de potencia: 98 %
• Distorsión total de armónicas: <10%
• Frecuencia de operación: 2 -3 GHz
• Potencia de consumo: 10% de la potencia de lámpara

Las lámparas de plasma tienen las siguientes características:
• Vida útil promedio: 50 mil horas
• Potencias de lámpara: 160 o 230 W
• Flujo luminoso inicial: 12 mil lúmenes (160W) o 16 mil lúmenes (230 W)
• Temperatura de color: 5,500 K
• Índice de rendimiento de color: 80
• Eficacia promedio: 72 lm/W
• Depreciación del flujo luminoso: 10% al 80% de la vida útil promedio
• Relación S/P: 2.4
• Rango de atenuación: 20 a 100% del flujo luminoso emitido
• Temperatura de operación: – 40º a + 50º C
• Encendido y reencendido: rápido
• Dimensiones de la cápsula de cuarzo: 8 mm. x 20 mm.

2 Luminarios con lámparas de plasma para alumbrado público de vialidadesLuminario con lámpara de plasma para el alumbrado público de vialidades. Foto: Experto en Luminarios ©

Actualmente los luminarios convencionales para el alumbrado público de vialidades a nivel mundial que operan lámparas de aditivos metálicos, vapor de sodio en alta presión o de mercurio de 250 o 400 W con balastros electromagnéticos se pueden sustituir respectivamente por nuevos luminarios que operan lámparas de plasma de 160 o 230W que tienen las siguientes características:
• Carcasa del módulo de potencia con superficie superior disipadora de temperatura fabricada en fundición de aluminio inyectada en alta presión con acabado de pintura de resina poliéster en polvo aplicada mediante proceso electrostático.
• Carcasa del conjunto óptico y tapa portarefractor inferior con abatimiento frontal para acceso al interior, fabricadas en fundición de aluminio inyectada en alta presión con acabado de pintura de resina poliéster en polvo aplicada mediante proceso electrostático.
• Conjunto óptico con alto grado de protección ante el ingreso de partículas sólidas y liquidas (IP65), integrado por un refractor de vidrio claro termotemplado resistente a cambios bruscos de temperatura y un reflector segmentado multifacetado fabricado de aluminio con alta reflectancia y acabado especular.
• Empaques termoformados de hule silicón de larga vida útil para asegurar una alta hermeticidad del conjunto óptico y módulo de potencia.
• Sistema de cierre entre la tapa portarefractor y la carcasa del conjunto óptico mediante tornillos de acero inoxidable.
• Emisor resonante de cerámica incorporado en la parte superior de la carcasa del conjunto óptico.
• Cápsula de cuarzo de 160 o 230 W colocada en posición horizontal dentro del emisor resonante de cerámica.
• Amplificador de radio frecuencia de 160 o 230 W con voltaje universal de alimentación de 120 – 277 V, alojado dentro de la carcasa del módulo de potencia.
• Sistema de desplazamiento vertical de la carcasa del conjunto óptico mediante herraje graduado de + 15° a -15° de inclinación.
• Tubo conector de polipropileno de alta densidad para proteger los cables de conexión entre la carcasa del módulo de potencia y la carcasa del conjunto óptico.
• Sistema de montaje lateral de la carcasa del módulo de potencia mediante adaptador horizontal ajustable con entrada de brazo para colocación en postes con alturas de 9 metros (160W) o 12 metros (230W).
• Curvas de distribución fotométrica IES tipo II corta y tipo II media con control cut-off.
• Eficiencia del luminario del 90% y alto coeficiente de utilización hacia el lado calle.

3 Luminarios con lámparas de plasma para alumbrado público de vialidadesInterior del conjunto óptico de un luminario para alumbrado público de vialidades con lámpara de plasma. Foto: Experto en Luminarios ©

Los luminarios para el alumbrado público con lámparas de plasma son una reciente alternativa de sustitución para los actuales luminarios que existen instalados en las vialidades de todo el mundo y al igual que los luminarios que operan lámparas de inducción electromagnética, diodos emisores de luz y lámparas compactas de aditivos metálicos con tubo cerámico de descarga, son nuevas tecnologías en fuentes luminosas artificiales que permiten obtener significativos ahorros en el consumo de energía eléctrica y mejorar las características de eficacia, índice de rendimiento de color, vida útil promedio, temperatura de color, relación S/P ó depreciación del flujo luminoso respecto a las actuales lámparas de aditivos metálicos, vapor de sodio en alta presión o de mercurio en potencias de 250 o 400 W.

4 Luminarios con lámparas de plasma para alumbrado público de vialidadesLas lámparas de plasma para el alumbrado público de vialidades son una reciente alternativa de sustitución para las lámparas convencionales de descarga en alta intensidad. Foto: Lighting Master ©

La actual tendencia en el diseño y construcción de los luminarios para el alumbrado público de vialidades a nivel mundial va dirigida hacia la incorporación de lámparas más eficaces que utilicen dispositivos electrónicos más eficientes para su encendido y operación, lo cual permite tener una mayor eficiencia óptica y eficacia energética al considerar la utilización de fuentes luminosas artificiales de última generación, como las lámparas de plasma en potencias de 160 o 230 W.

5 Luminarios con lámparas de plasma para alumbrado público de vialidadesLuminarios para el alumbrado público de vialidades con lámparas de plasma de 230 W. Foto: Lighting Master ©

Agradecemos al ingeniero Gabriel Torres Aguilar su colaboración para la realización de este articulo.

>facebook fan page<

>facebook group<

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, LED, Social

Decisión fácil: ¿Luces Led o Inducción magnética?


descarga informe http://dl.dropbox.com/u/21051166/Informe%20tecnologia%20LED.pdf

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Personal, Social

Ejemplo de colaboración planetaria


El mapa de la contaminación lumínica

mapa contaminacion luminica apagonLa organización GLOBE at Night ha puesto en marcha un plan basado en crowdsourcing para crear el mapa de la contaminación lumínica a nivel mundial. A través una aplicación web los usuarios de todo el planeta pueden enviar su información sobre cómo ven las constelaciones.

GLOBE at Night ha introducido nuevas formas de medir la calidad del cielo nocturno. Se trata de un programa de crowdsourcingque estará vigente hasta el 6 de abril. Éste es el sexto año consecutivo que el grupo utiliza a la población mundial para hacer un mapa de la contaminación lumínica en el mundo.

Mediante una aplicación web, los participantes en esta iniciativa intentan identificar las constelaciones que ven desde su posición. El usuario indica su punto geográfico, así como el estado nublado o despejado del cielo. De esta manera el proyecto profundiza en el creciente problema de la desaparición de la oscuridad, que puede interrumpir los ciclos de vida de las plantas y los animales.

Los organizadores del proyecto señalan la importancia de conservar un cielo limpio de contaminación lumínica.

“Con la mitad de la población mundial viviendo actualmente en ciudades, muchos habitantes de la ciudad nunca han experimentado la maravilla de los prístinos cielos oscuros y posiblemente nunca lo harán. La contaminación lumínica está degradando la herencia natural que consiste en ver las estrellas.”

Todos los datos se pueden consultar en esta base de datos.

El proyecto coincide con el apagón mundial ‘La Hora del Planeta’. El pasado año, cuando GLOBE at Night llevó a cabo la misma iniciativa, participaron 17.805 personas. Para este año se esperan al menos 15.000 colaboradores a lo largo del planeta.

contaminacion luminica

 

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, LED, Social

¡Hotel de lujo ahorrador! Con Un Mundo de Luz a coste cero es posible


Marzo 2011.

El hotel Botánico reduce un 60% su consumo eléctrico con la tecnología LED.

Cualquier hotel puede reducir su factura eléctrica implantando lámparas LED. Así lo demuestra el hotel Botánico, uno de los establecimientos más emblemáticos de Tenerife, que ha instalado más de 6.000 de estos puntos de luz en habitaciones, pasillos, salas de reuniones y otras zonas que permiten mantener óptimos niveles de iluminación con un mínimo impacto ambiental, una durabilidad 20 veces mayor y una gran capacidad de adaptación a la estética del hotel.

Habitación del hotel Botánico de Tenerife, perfectamente iluminada con lámparas LED

En total, se han instalado 6.200 puntos de luz en habitaciones, pasillos, salas de reuniones y otras zonas nobles del hotel.

Esta solución de alumbrado total ha permitido no sólo mantener los niveles de iluminación existentes con un mínimo impacto ambiental, sino que

  • ha reducido un 60% el consumo energético respecto a las anteriores luminarias
  • ha aumentado su durabilidad 20 veces más, pasando de 2.000 horas a 50.000 horas
  • ofrece una gran capacidad de adaptación a la estética del hotel

El hotel Botánico & The Oriental Spa Garden, un cinco estrellas en Puerto de la Cruz que forma parte de la cadena “The Leading Hotels of the World”, tenía instaladas anteriormente lámparas halógenas dicroicas de 50W con transformador convencional, lo que suponía unos costes energéticos y de mantenimiento muy elevados.

El hotel, consciente del potencial ahorro que supone el uso de las nuevas tecnologías, se planteó el reemplazo masivo de sus más de 6.000 puntos de luz para minimizar sus costes energéticos y operativos, ya que este cambio también suponía reducir la potencia instalada.

Como explica Alirio Pérez, director del hotel, “el objetivo fundamental era ofrecer mejores instalaciones y servicios con el mínimo impacto ambiental, comprometiéndonos a ser un ejemplo de empresa sostenible”.

“El Botánico debe ser referente para otros hoteles en España. A día de hoy podemos decir que el potencial ahorro ronda los 100 €/ habitación”.

Las ventajas de las lámparas LED son numerosas:
– Reducción del consumo energético en más de un 85%.
– Durabilidad (20 veces más): las nuevas lámparas LED duran 50.000 horas, frente a las 2.000 horas de las halógenas dicroicas.
– Mantenimiento prácticamente nulo, gracias a su característica de “larga vida”.
– Mayor calidad de luz y menos emisión de calor generado, afectando directamente a la utilización del aire acondicionado (reducción de 2 a 3 grados en las habitaciones).
– Mejora de la imagen y ambiente del hotel al dejarse de ver lámparas fundidas, y su consiguiente reducción de la temperatura generada por las mismas.

Además, esta tecnología otorga una gran versatilidad y flexibilidad tanto a diseñadores y arquitectos como a técnicos. Los LED permiten jugar con el color, la intensidad, velocidad de cambio… creando ambientes dinámicos y adaptables a las distintas necesidades.

Para más información puedes entrar en la web de Hoteles lujo en http://www.hotellujo.org

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy

Las luminarias que más duran: Lamparas de Inducción Magnética


Las lámparas de inducción usan una bobina de inducción sin filamentos y una antena acopladora, la cual consiste en tecnología de aplicar una descarga de frecuencia para proveer soluciones de iluminación.

El centro de la lámpara es la bobina de inducción a la cual le provee potencia un generador de alta frecuencia. El ensamble de vidrio circundante contiene un material electrón-Ion plasma y esta rellenado con un gas inerte. La porción interior del vidrio esta recubierta con un recubrimiento de fósforo el cual es similar al que se encuentra en las lámparas fluorescentes. La antena transmite la energía generada por el primario de la bobina de un sistema de inducción al gas que se encuentra dentro de la lámpara, por lo cual se crea una radiación ultravioleta, la cual es luego transformada a fuentes visibles de luz por medio del recubrimiento de fósforo en la superficie de vidrio.

 

El circuito electrónico:

Elimina los parpadeos.
Encendido de la lámpara inmediato.
Produce todo su flujo desde el primer instante.

100,000 hrs. de vida útil (contra 15-20,000 del haluro metálico).
El tiempo de encendido, reencendido es instantáneo (no necesita calentarse para prender después de 15- 20 minutos como el haluro metálico).
No necesita mantenimiento ni cambios de foco ni balasto (NO utilizamos balasto).
No teniene pérdidas de energía. (el haluro metálico además de consumir X Watts tiene una pérdida extra de energía del 16% por causa del balastro .
El índice de rendimiento de color es mejor con esta tecnología ( > 85) en comparación con el rendimiento del haluro metálico (78) lo que hace que los colores se vean más vivos y mejor en cuestiones de seguridad industrial.
No utiliza gases a presión ni tóxicos como el haluro metálico.
Protección contra variaciones de voltaje que evita cualquier daño a luminarias. A diferencia del haluro metálico que por esta causa puede dañarse fácilmente.
Mejor intensidad de la luz o mejor nivel de luxes que el haluro metálico (dependiendo la aplicación puede ser mucho mayor o igual).
El peso por luminaria de inducción es de 7 kgs. Aprox. Contra el peso de las luminarias de aditivos de 20 kgs…
La depreciación de la luz es mucho menor en comparación con la tasa de depreciación en un haluro metálico.

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Personal, Social

La tecnología más limpia olvidada porque dura mucho y no necesita mantenimiento


Cómo trabaja la tecnología de inducción


El resultado de esto es una lámpara con una vida sin igual. Duración de hasta 100.000 horas de este sistema puede durar más de 100 focos incandescentes, 5 HID, o 5 típicas lámpara fluorescente.

Sobre la base de estos principios bien conocidos la luz se pueden generar utilizando descarga de gases a través de magnetismo. Anillos con bobinas magnéticas crean un campo electromagnético de alta frecuencia que es generado por una balastra electrónica. Este campo va alrededor de un tubo de vidrio lleno de gas. Un circuito cerrado está formado por los patrones de descarga inducidos por las bobinas que causan la aceleración de los electrones libres los cuales chocan con los átomos de mercurio y excitan los electrones. Cuando los electrones alcanzan un nivel menor y más estable, emiten energía en forma de luz ultravioleta invisible. La conversión a la luz visible se produce cuando se pasa a través de un recubrimiento de fósforo en la superficie del tubo. Los campos generados durante este proceso son maximizados por la lámpara de forma única.

El sistema patentado de inducción HD combina la tecnología que fue descubierto hace más de treinta años con nuevas características que no eran viables comercialmente hasta ahora. Hemos superado las barreras de costo elevado y los reveses tecnologicos como la interferencia EMC, la depreciación del flujo luminoso, y la incapacidad de atenuamiento junto con una útil gama de potencias. Ahora ofrecemos más de diecisiete combinaciones diferentes potencias de lámpara en tres estilos diferentes y ofrecemos opciones atenuables en muchos modelos. Como resultado tenemos opciones ilimitadas de luminarias comerciales disponibles para satisfacer todas las necesidades incluidas 43 configuraciones estándar de fábrica que van desde el interior / exterior, a la carretera a almacén / estacionamiento y unidades para la industria de la hospitalización.

 

 

Estándar
Personal, Social, Web 2.0

¡Me encanta!: La Decisión by Marc Vidal


La Decisión

de Marc Vidal
Hace tiempo que leí esta fábula, esta historia que refleja el valor de la decisión, la constancia y la renovación. En días en los que muchos se enfrentan al reto de cambiar completamente sus vidas, en un momento en el que todo parece complicarse irremediablemente, nos llega esta historia sobre lo que le sucede a un ave metálicamente poderosa cuando cumple una edad determinada. Espero os haga pensar como me hizo a mí razonar en un instante concreto de mi vida. Cuando no vemos camino el problema puede ser algo orgánico, estructural de nosotros mismos.

El águila es el ave que vive más tiempo, llegando a alcanzar 70 años. Sin embargo, para llegar a esa edad, a los 40 años tiene que tomar una seria y difícil decisión. A los 40 años el águila se encuentra en una fase decisiva y delicada de su vida: las uñas se le han puesto largas y flexibles, y así ya no logra agarrar los animales de los cuales se alimentaba; el pico alargado y puntiagudo se ha puesto curvo, lo que le complica el cazar y el alimentarse. Sus alas están envejecidas y pesadas porque las plumas están más gruesas y se le hace cada vez más difícil volar. En ese momento de la vida, el águila sólo tiene dos alternativas: morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación que va a durar 150 días.

Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y alojarse en un nido cerca de una pared, donde no necesite volar. Luego de encontrar ese lugar, el águila comienza a batir con el pico en la pared hasta lograr arrancárselo. Después de que lo arranca, espera que nazca un nuevo pico, lo que tarda algunas semanas. Una vez que tiene su nuevo pico, el ave va a poder después arrancar sus uñas. Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, el águila comienza a arrancarse las viejas plumas. Recién después de cinco meses, cuando ese proceso está terminado, sale para el famoso vuelo de renovación y para vivir entonces 30 años más.

 

Estándar