Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, LED, Social

Carta a un emprendedor ineficiente


“La eficiencia energética es la obtención de los bienes y servicios necesarios utilizando la menor energía posible.”

¿Por qué es tan importante mejorar la eficiencia energética?

Desde el punto de vista contable, económico y financiero:

1) + ahorro energético > menores costes > + liquidez

2) + liquidez > mejores precios >                       + competitividad y ventas

3) + ventas > mayores ingresos y beneficios >    + inversiones

4) + inversiones > mejor tecnología >                 + crecimiento de negocios

5) + crecimiento > + diversificación >                 + éxitos y – riesgos

6) + éxitos > + confianza >                               + consolidación en el mercado

7)  + consolidación > mejor imagen >                + FUERZA

Está en juego literalmente la supervivencia y la única manera de salir adelante es evitar la parálisis, actuando para mejorar los puntos débiles.

No existirán empresas que no sean fuertes.

No existen empresas fuertes no eficientes.

La mejora de la eficiencia energética tiene sólo un obstáculo: la inversión inicial.

La fórmula del denominado “coste cero” elimina el único obstáculo.

Cada día sin actuar se está literalmente tirando el dinero por la ventana.

Algunos simples ejemplos de consumo en iluminación:

spot halógeno de 50W >                 derrochando +   14,76 €/año cada uno*

tubo led fluorescente >                   derrochando +   14,40 €/año cada uno*

campana industrial >                      derrochando + 104,40 €/mes cada una*

 

Ahora queda sólo sacar la calculadora para asustarse o actuar rápidamente.

*cálculo efectuado considerando un encendido diario de 12h. x 200 días/año x 0,15 €/Kwh
Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Ejemplos reales, Energía fotovoltaica, Inducción, LED, Magias, Personal, Social, Web 2.0

Green economy el éxito en un clic


Desde hace tiempo estoy estudiando la mejor forma de actuar para penetrar en el mercado italiano, maduro y muy receptivo para obras de mejora en eficiencia energética.

Representa un agradable retorno a mis raíces como persona y como profesional de las energías renovables, ya que empecé a sentir esta pasión para el sector “verde” de la industria gracias a Beghelli, empresa líder en Italia en desarrollo de proyectos de ahorro energético.

Agradezco Silvano Mordenti que ha dedicato su tiempo para realizar este homenaje a un Italiano en España.

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Ejemplos reales, Energía fotovoltaica, LED, Social

FCC ejemplo de Empresa sostenible: Instalamos 10 farolas solares fotovoltaicas en Barceona


En Estos días terminamos una obra que demuestra como las sensibilidad empresarial hacia un Mundo más sostenible puede generar una nueva mentalidad más respetuosa con nuestro entorno y capaz de mejorar la optimización de los recursos de nuestro Planeta. Para seguir la evolución pulsa aquí

¡ENHORABUENA!

5 toneladas menos de CO2 al año.

Realizado por Sesluz Eficiencia Energética, s.l.

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Magias, Social

¿Quieres dejar de pagar por la energía que consumes?


Existen ya varias opciones para lograr la independencia energética.

El deficit eléctrico que lo paguen con los multimilionarios beneficios de las grandes multinacionales.

Sólo necesitamos sol ya que la inversión se puede financiar al 100%.

Adios a la factura de la luz.

Informate aquí sin compromiso.

 

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Ejemplos reales, LED

Como convertir los gastos corrientes de luz en una nueva fuente de ingresos


En este ejemplo “basado en hechos reales” vamos a presentar unos nuevos equipos que demuestran como las nuevas tecnologías y la eficiencia energética son capaces de generar ingresos.

Vamos a ver con muy pocos y clarísimos números como lo puede conseguir el propietario de una empresa que dispone de varias naves iluminadas por

10.000 tubos fluorescentes de 150 cm./58W

sustituyendo los tubos fluorescentes con

10.000 tubos led de 150 cm./23W

Pagos al proveedor de energía por 10.000 tubos fluorescentes: 674.520 Euros/año

Pagos al proveedor por 10.000 tubos led:  233.191  Euros/año

La sustitución cuesta 985.000 € y para evitar inversión inicial generando nuevos ingresos desde el primer día – sin esperar la amortización de los equipos – vamos a financiar la operación con la fórmula del renting a 36 meses, que supone un desembolso de 394.000 € anuales.

Ya Está: con los 441.329 € (674.520 – 233.191) ahorrados el propietario de las naves paga las cuotas del renting y le sobran 47.329 € (441.329 – 394.000).

Nueva fuente de ingresos = 3.944 Euros/mes

Resulta que cada tubo fluorescente puede generar 0,39 €/mes desde el primer día

que a partir del cuarto año serán 3,68 €/mes (mínimo*)

Si algún empresario o alcalde con tubos fluorescentes en sus instalaciones tiene una calculadora a mano puede rapidamente ver el dinero que está derrochando y la entidad de esta nueva fuente de ingresos.

*No se han calculado las subidas de las tarifas y la reducción en gastos de mantenimiento.

Estándar
LED

Evolución hacia la eficiencia lumínica


Focos de bajo consumo, ¿fracaso irreversible?

Desde que el hombre aprendió a manipular el fuego, las noches dejaron de ser oscuras y la luz, que las llamas le proveían, iluminó desde cuevas hasta los edificios más importantes del siglo XIX. Cuando Edison presentó en 1879 su lámpara de luz incandescente, el alumbrado eléctrico se convirtió en la manera en que iluminamos nuestra vida hasta estos años.

Con fecha de extinción decretada en muchos países del mundo, las lámparas incandescentes están cediendo su reinado a uno de los fracasos más grandes e increíbles de esta industria: la lámpara de bajo consumo.

Condenada a morir al poco tiempo de su salida masiva al mercado a manos de la iluminación LED, la lámpara de bajo consumo nunca terminó de conformar al público y en la actualidad está perdiendo el poco terreno ganado frente a las novedosas lámparas LED. ¿Por qué su éxito fue tan efímero? ¿El LED podrá ocupar el lugar que dejan las incandescentes? ¿Tú que opinas?

Todos sabemos que Edison no inventó la lámpara incandescente, sino que logró un modelo sencillo, económico, fácil de construir, lo patentó y presentó en sociedad. Además, su diseño ofrecía una duración considerable respecto a los tipos de lámparas (o bombillos) que existían en la época.

Es decir, tomó ideas y trabajos de otros investigadores para desarrollar un modelo comercial que, hasta la fecha, conserva su arquitectura a pesar de la evolución que los años trajeron a sus partes para dotarla de una vida útil calculada en mil horas. Considerada como uno de los inventos más útiles de la historia, la lámpara incandescente emite una luz cálida que ilumina muchas actividades de la vida moderna y seguirá haciéndolo por mucho tiempo más.

Sin embargo, las prácticas utilizadas para el alumbrado, sea público o doméstico, están evolucionando desde que la iluminación fluorescente logró un formato comercial económico. El apogeo de este avance se observó durante los primeros años de este milenio (y finales del anterior) cuando las lámparas de bajo consumo (CFL) se ofrecían como la solución ideal para el ahorro de energía, ofreciendo además un avance tecnológico luego de muchos años del, como mencionamos antes, reinado absoluto de la iluminación incandescente.

La teoría nos demuestra que la lámpara incandescente transforma tan sólo el 10% de la energía consumida en luz, y al resto lo libera al exterior en forma de calor (Efecto Joule). Por su parte, las lámparas de bajo consumo utilizan un 80% menos de energía que las anteriores y ésta es una enorme razón para que las personas de todo el mundo pusieran su mirada y atención en ellas.

Al ser más eficientes las luminarias, se puede ahorrar mucho dinero, se puede disminuir la dependencia del petróleo (combustibles fósiles) y de esta manera reducir significativamente los gases de efecto invernadero. Es decir, si se puede reducir el consumo energético, necesario para lograr la misma iluminación, la cantidad de energía que debe generarse será menor.

Sin embargo, ante este panorama tan alentador sobre los beneficios que traería al medio ambiente esta tecnología, la reacción de los consumidores no fue tan positiva como los científicos esperaban. Por ejemplo; las lámparas fluorescentes compactas de baja calidad ofrecen desempeños muy pobres, presentando parpadeos (en muchos casos, no todos) muy molestos a la visión, no alcanzan la duración estipulada por el estándar de este tipo de lámparas (8mil horas) y sus balastos electrónicos suelen generar interferencias en muchas bandas del espectro radioeléctrico, incluida la de 2.4Ghz (Bluetooth, Wi-Fi).

Por otra parte, muchos biólogos evolutivos creen que las preferencias humanas de iluminación son el resultado de nuestra visión básicamente “tri-cromática”, la cual nos convierte en una especie adecuada para la luz solar del día y la percepción de los colores primarios. De este modo, durante 400 mil años la humanidad ha desterrado la oscuridad con el fuego.

La lámpara de Edison (al momento de su salida al mercado) fue un éxito rotundo ya que lograba, en esencia, el resplandor de una llama puesto en un filamento. El abandono de las bombillas incandescentes significará entonces abandonar el fuego como fuente primaria de luz, por primera vez en la historia humana.

Vale aclarar que en el filamento de la lámpara incandescente no hay fuego y que la expresión anterior es más metafórica que técnica. Allí no hay combustión gracias al gas inerte que posee el bulbillo en su interior. Sólo hay luz generada por la incandescencia.

A pesar de que la iluminación fluorescente ha estado con nosotros desde la década de 1930, Ed Hammer, físico de la General Electric, fue el primero en 1975 en lograr una lámpara fluorescente de finos tubos curvos y en forma de espiral que, además de producir más luz que una lámpara incandescente convencional, consumía apenas un 20% de electricidad si se la comparaba con su equivalente de filamento de tungsteno.

Sin embargo, las lámparas fluorescentes compactas, en sus orígenes, no podían ser atenuadas (dimmer), eran muy frágiles y producían una inmaculada luz blanca. General Electric no quiso arriesgar capital en traer esta nueva tecnología al mercado y dejó de lado el diseño de Hammer.

Años más tarde, en 1980, Philips se convirtió en la primera compañía en comercializar una lámpara fluorescente compacta, con un diseño basado en una serie de curvas, en lugar de la espiral de General Electric. Pero, en los años 1970, hablarle a la gente de crisis energética era como hablarle a una pared, es decir, no despertó mucho interés en el público consumidor; los problemas eran otros.

Recién en la década de 1990 las lámparas fluorescentes compactas ganaron fuerza, impulsadas por preocupaciones más concretas y reales sobre la eficiencia energética. Fue allí entonces cuando General Electric decidió finalmente poner en producción el modelo en espiral de Hammer.

Durante los primeros años del nuevo milenio, las lámparas fluorescentes compactas se mostraban en la misma proporción con las bombillas incandescentes en los pasillos de cualquier tienda. En el principio de esta etapa, los consumidores aparentaron abrazar con entusiasmo la nueva tecnología, en parte por el ahorro de energía anunciado y en parte debido a la distribución masiva que los gobiernos de muchos países iniciaron con programas de recambio gratuito (entregabas dos lámparas incandescentes y te regalaban una CFL).

Pero los problemas de no poder atenuar la intensidad luminosa, el molesto parpadeo, y el “raro o poco agradable” color de la luz emitida, eran problemas que no abandonaban el escenario. Por otro lado, los fabricantes de este tipo de luminarias, que debían amortizar la enorme inversión realizada, exageraban respecto a la calidad constructiva y a la longevidad del nuevo producto.

Los consumidores, por su parte, no comprendieron que las lámparas fluorescentes compactas se queman rápidamente cuando no se les permite descansar, por lo menos, 15 minutos entre dos ciclos de funcionamiento, o que fallarían de manera muy rápida si se las utilizaba en artefactos (plafones) empotrados en el techo, o en cualquier otro ámbito poco ventilado.

La temperatura que alcanza este tipo de lámpara es mucho menor a la de una incandescente, pero la acumulación de temperatura en un receptáculo mal ventilado termina por destruirla al poco tiempo.

Durante los comienzos, la publicidad mostraba tantos beneficios que la gente pagaba cualquier dinero por estas lámparas con la esperanza de adquirir un producto de buena calidad que finalizaba siendo de origen asiático y de calidad tan baja como te puedas imaginar. El golpe final se produjo cuando los consumidores se enteraron de que las lámparas fluorescentes compactas contienen mercurio y que, en sus instrucciones, cualquier Agencia de Protección Ambiental indica un protocolo de varias páginas donde menciona los métodos adecuados para abordar de limpieza de una bombilla rota.

Este procedimiento comienza con la advertencia de airear el ambiente (ventanas abiertas) durante varias horas y evacuar a todas las personas y las mascotas del lugar hasta que el gas de mercurio se haya ventilado por completo. El fósforo no deja de ser otro problema; si entra en contacto directo con la piel, puede provocar quemaduras.

Advertido de este inevitable fracaso de las lámparas de bajo consumo, en 2008 el Departamento de Energía de Estados Unidos lanzó un concurso destinado a poner en marcha la transición hacia la iluminación basada en tecnología LED. El premio (denominado “L”) ofrecía 7 Millones de Euros a la primera compañía que pudiera fabricar una bombilla con una luminosidad equivalente a 60 Watts (respecto a las comunes incandescentes) y que cumpla con una serie de normas y/o características, destinadas a evitar una debacle como la que sufre la lámpara fluorescente compacta.

Entre las condiciones figuraban un consumo no mayor a 10 Watts de electricidad, ser verdaderamente regulables (dimmer) sin parpadeos y emitir una luz de tonalidad agradable y no perjudicial. También, tendría que caber en un enchufe estándar y durar, por lo menos, 20 años.

Por supuesto, el dinero del premio no alcanzaría para cubrir los gastos que demandaría el desarrollo de una lámpara de esta naturaleza, pero el ganador obtendría el prestigio acumulado en su marca y la posibilidad de ser un referente prioritario para alcanzar acuerdos comerciales en contratos gubernamentales. Philips fue la única empresa que presentó un modelo funcional y en consecuencia, ganó el concurso.

El problema actual está centrado en el precio de una lámpara con tecnología LED. Una luminaria incandescente cuesta menos de un Euro, una lámpara fluorescente compacta no llega a 10 Euros, pero el precio de una equivalente en base a LED supera (o está muy cerca de) los 50 Euros. Es decir, por ahora se ha demostrado que este tipo de lámparas se pueden fabricar, pero el desafío será abaratar los costos para alcanzar un precio competitivo respecto a las luminarias convencionales.

La industria apuesta por la iluminación LED, en el camino a seguir, por un par de razones muy certeras y válidas: los LEDs son semiconductores y, como toda la tecnología de estado sólido, son cada vez mejores (más confiables) y más baratos, siguiendo una curva evolutiva predecible.

En 1999, un investigador llamado Roland Haitz, que por entonces trabajaba en Hewlett-Packard, fue coautor de un artículo que se convirtió en el manifiesto de la industria de la iluminación LED. Al trazar los precios históricos de los LED y su proyección hacia el futuro, Haitz estimó que la cantidad de luz que producen estos dispositivos electroluminiscentes se incrementaría en un factor de 20 por década, mientras que su costo se reduciría en un factor de 10.

La ley enunciada por Haitz ha demostrado ser muy precisa. Sin embargo, la industria de la iluminación aún tiene grandes obstáculos para vencer antes de obtener la aceptación de parte de los consumidores de lámparas LED. Todavía hay mucho camino por recorrer y muchos problemas técnicos por mejorar, tales como la refrigeración (la temperatura es el peor enemigo de los LED), los costos y los colores adecuados en su luz irradiada hasta lograr la lámpara LED definitiva.

Mientras tanto, las empresas comienzan a ofrecer ofertas de diseño que quizás no duren 20 años y que tal vez no brinden los colores preferidos por el gran público consumidor. Tal vez la estrategia sea ensayar con alternativas económicas a medida que el usuario marca el camino de su preferencia para luego volcar todo el caudal de investigación hacia un modelo definido y aceptado, intentando no caer en la misma experiencia de fracaso que mostraron las lámparas de bajo consumo.

¿Tú que opinas? La lámpara LED, ¿reemplazará a todo lo conocido en iluminación? ¿En cuánto tiempo? ¿Tú ya la utilizas?.

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética

Lo que dejamos de hacer hoy lo pagaremos muy caro y muy pronto.


Empresas y ahorro energético: un asunto de concienciación

Laura Blanco – laura@empresayfinanzas.com
Blanca Saravia – blanca@empresayfinanzas.com

Acción, pero sobre todo concienciación. Las empresas van, poco a poco, introduciéndose en el mundo de las energías verdes y del cuidado del medio ambiente. Un proceso que parece lento pero seguro, y que pasa sobre todo por crear una mentalidad entre directivos y empleados que sirva para fomentar el ahorro energético en los lugares de trabajo.

Diversas normativas regulan el asunto, entre ellas la UNE-EN 16001/ISO 50001 de certificación del Sistema de Gestión Energética. Sólo 60 empresas españolas cuentan con este certificado hoy en día, pero en opinión del director de la Delegación de la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor) en Castilla y León, Javier Muñoz, es una situación normal teniendo en cuenta que es una norma recién implantada.

Para este experto, el ahorro energético en cualquier compañía supone un doble beneficio: “reducción de impacto y disminución de consumo”, y asegura que cualquier mínimo paso puede suponer un gran ahorro, como por ejemplo “controlar la maquinaria que se tiene y aprender cuál es la mejor manera de utilizarla”.

En cuanto a cómo está la cuestión en Castilla y León, Javier Muñoz recalca que en la región “existe un tejido empresarial o muy viejo o muy joven; son los nuevos empresarios  los que implantan todo lo que se mueve e invierten por razones económicas, pero también por conciencia”.

En este sentido, asegura que las deducciones fiscales por ahorro energético “son irrelevantes” y apunta a que para esa concienciación es “básico contar con todo el personal de la empresa, que al final son los consumidores de energía”, y recuerda a los empresarios que se ha entrado en un mercado “en el que la parte relacionada con la energía entra a formar parte de la cuenta de resultados de la empresa”.

Por otra parte, el responsable de Aenor en la Comunidad reclama “una política supranacional” para regular los temas de consumo energético y critica que actualmente se ha convertido en un asunto “de demagogia, cuando es una cuestión técnica”.

Más planificación
Por su lado, Javier Lozano, director de la empresa leonesa de ingeniería energética Simelec, insiste en que las compañías que invierten en energía lo hacen “más por ahorrar costes que por un tema de conciencia” y lamenta que en muchas ocasiones “se están llevando a cabo actuaciones un poco por impulso, al margen de cualquier acción coordinada. Esta toma de decisiones no se hace basada en estudios rigurosos, y parece que lo único que importa es quien hace la auditoría más barata”, critica.

Lozano explica que las inversiones  en eficiencia energética van desde el control automatizado de instalaciones (para, por ejemplo, evitar que la calefacción se quede encendida en las horas en las que no hay nadie), hasta cambiar los equipos existentes que consumen energía por otros de mayor eficiencia. Una última medida sería la incorporación de energías renovables.

“El tema energético debe incluirse en los planes estratégicos”, señala, y concluye que un problema es “la falta de información y de concienciación” por parte de los directivos.

La sostenibilidad es cuestión de tener “sentido común”

“Lo mejor es enemigo de  lo bueno”, así dice el refrán y de este modo se refieren algunos arquitectos al olvido de muchas construcciones a la hora de aplicar soluciones sencillas que parten de la base de un uso de materiales tradicionales.

“El adobe tiene características de aislamiento mucho mejores que algunos materiales modernos que se utilizan actualmente, pero ahora la normativa obliga a tirar estas casas en los pueblos para cumplir ciertas condiciones técnicas”, apunta el arquitecto de Valladolid Fernando Cobos.

Esto no quiere decir que todas las edificaciones se hagan igual que hace años, sino que la mejor solución para construir de manera más respetuosa con el medio ambiente parte de soluciones técnicas existentes. Es decir, “soluciones con sentido común  que utiliza la arquitectura histórica” porque hacer sostenibles las construcciones “es de sentido común”, afirma Cobos.

Algunos de estos ejemplos se encuentran en los palacios vallisoletanos del siglo XV-XVII donde había tres galerías y una pared ciega que daba al norte. Otro caso son las casas racionalistas que se construyeron hasta los años 50, donde las “piezas” principales dan al sur con independencia de que dieran a la calle o a un patio. “La intención era que las casas fueran eficientes desde el punto de vista energético”.

Sin embargo, durante mucho tiempo el urbanismo de esta época ha pretendido y logrado aprovechar al máximo las parcelas sin tener en cuenta la orientación. La sostenibilidad se plantea desde una vuelta a reconsiderar las condiciones de implantación y orientación, dejando atrás la euforia de construir cualquier cosa sin tener en cuenta la entrada del sol o los vientos dominantes.

Cobos matiza que “con la calefacción, el aire acondicionado y la iluminación se resuelve”. Sin embargo, la clave actual está en construir edificios o empresas diseñados inteligentemente y dotarlos con instalaciones eficientes porque “es de sentido común”.

La percepción general para muchos de los profesionales en esta área es que no se ha hecho un urbanismo en condiciones, aprovechando el suelo y pensado en un mejor soleamiento o con una mayor sostenibilidad energética. Además, las condiciones de los solares y las normativas urbanísticas estaban pensadas para un aprovechamiento intensivo, pero no inteligente.

¿Cómo perciben los empresarios la utilidad de reformar las instalaciones para ahorrar? Crear o cambiar materiales requiere una inversión en un momento puntual. “A corto, medio y largo plazo siempre es rentable una buena práctica en ahorro y en todo”, asegura Alberto Grijalba. “A medida que pasa el tiempo lo es todavía más”, añade Víctor Ruiz. Estos dos arquitectos de ODImasP, en Valladolid, están convencidos también que una gestión razonable del espacio es muy importante.

“Cuando sacas la suma a final de mes o del año de los gastos de explotación y consumo de un negocio o empresa, es decir, lo que se gasta en luz, gas natural y agua, nos duele inmediatamente a todos en el bolsillo” y dado el incremento de los costes energéticos: blanco y en botella.

Normativas eficaces
Placas solares, aislamiento, hermeticidad… Al final, una buena implantación y concienciación son igual de importantes en la sostenibilidad, y más aún cuando se ven reforzadas por parte de la Administración para fijar criterios y que obligue a un porcentaje de cumplimiento, pero siendo sensata con la relación económica de las empresas.

Ampliar plazos, incentivar con ayudas directas y ahorrar gravámenes en cuanto a  impuestos, son solo algunas de muchas de las medidas posibles para dar pasos graduales.

>facebook fan page<

>facebook group<

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética

Si estás en Linkedin no te lo pierdas.


Sugiero un debate muy interesante, empezado por Jesus Torres Peregrina:

JESUS TORRES PEREGRINA

¿CONOCÉIS LA INDUCCIÓN MAGNÉTICA EN ILUMINACIÓN? MEJORA LA TECNOLOGÍA LED CON CRECES……..QUE OPINÁIS?

Según “Shanghai Hongyuan Iluminación y Equipos Eléctricos S.A.”, la comparativa entre la tecnología LED y la inducción magnética es la siguiente.

Rendimiento de ahorro de energía:
Debido al decaimiento del flujo luminoso del Led y el alto consumo para su fabricación, se estima que el rendimiento de ahorro de enrgía de la inducción es el 50% más alto que el Led.
Indices tecnológicos:
Eficiencia luminosa: LED–> 60 LM/W; IND–>80 LM/W
Decaimiento del flujo cada 2.000h: LED–> 20% ; IND–>5%

Siendo las características de la inducción:
5 años de garantía, vida util 10.000 h, sin residuos de mercurio liquido, no parpadeo ni brillo ni ruido.

http://www.linkedin.com/groupAnswers?viewQuestionAndAnswers=&discussionID=40262426&gid=2311982&commentID=36592174&trk=view_disc

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética

Alicante abre camino


El Consistorio planea instalar farolas eficientes en todo el municipio con un coste inicial cero

Estudia fórmulas para contratar el servicio y pagar por él más tarde, con el dinero que ahorre de factura energética gracias al nuevo sistema
E. M. LAHOZ | ALICANTE.

EN CIFRAS

500

euros cuesta una farola con tecnología led, que ahorra 330 euros de consumo aproximadamente durante su vida útil.

250

euros cuesta instalar un punto de luz con alumbrado tradicional, que tiene, sin embargo, un elevado consumo.

184

euros cuesta una luminaria con el nuevo sistema de inducción electromagnética, que ahorra a lo largo de su vida útil 269.
El Ayuntamiento de Alicante se ha propuesto culminar, a medio plazo, la tarea que inició el año pasado al sustituir las viejas luminarias de varias calles céntricas por otras de tecnología led, que permiten un importante ahorro energético. Su objetivo es cambiar todas las existentes, de forma paulatina, por otras más eficientes y, además, debido a la mala situación por la que atraviesan las arcas municipales, hacerlo con coste cero, al menos en un principio.
Fuentes municipales explican que el Consistorio está estudiando con la ayuda de la Agencia Valenciana de la Energía la fórmula legal más adecuada para sacar adelante un concurso para instalarlas, que recoja en su pliego de condiciones la posibilidad de que el servicio se abone a medida que las nuevas luminarias vayan dejando su huella en la reducción de la factura energética municipal. De esta forma, no sería necesario disponer del montante que cuestan estas instalaciones desde un principio, sino que se irían amortizando a sí mismas.
Lo que no está decidido aún es qué tipo de luminarias van a instalarse. Se duda entre la tecnología led y la novedosa inducción electromagnética.
La primera se ha probado ya con éxito en la ciudad y permite reducir en un 50% el consumo energético, respecto a las convencionales. Las primeras se situaron en la plaza de la Montañeta y en la avenida Maisonnave y ya se ha introducido en el 5% de las luminarias del municipio.
Respecto a la inducción electromagnética, es una tecnología novedosa que consiste en una evolución de los fluorescentes más resistente. Este tipo de iluminación permite reducir el consumo energético en un 25%, la mitad que la de leds.
Sin embargo, tiene como principales ventajas que es más barata de instalar y que tiene una vida útil de 100.000 horas, el doble que los leds, por lo que ahorra en costes de mano de obra, de mantenimiento y de necesidad de repuestos.
Según proyectos elaborados por las empresas que sirven este tipo de luminarias y que estudia el Consistorio, la tecnología led permite un ahorro, por cada farola, de cerca de 330 euros durante su vida útil, es decir, cerca de 29 euros por punto lumínico al año. En el caso de las de inducción, el ahorro es de 269 euros, es decir, una media de 11 al año. Sin embargo, la primera conlleva más gastos de mantenimiento.
Cada farola led costaría al Ayuntamiento cerca de 500 euros, mientras que la de inducción le saldría aproximadamente por 184. Las luminarias de iluminación convencional cuestan 250 euros.
Al margen de la tecnología elegida, lo que está claro es que la sustitución supondrá un ahorro energético millonario, dada la elevada cantidad de puntos de luz que dependen del Ayuntamiento que existen en las calles de Alicante. Este ahorro servirá, según planea el Consistorio, para pagar la instalación y la sustitución de las luminarias y aún debería obtenerse un beneficio.
La idea es terminar de cerrar los flecos legales en los próximos meses para sacar a licitación el contrato este mismo año y que se pueda empezar a trabajar en 2012 sobre las farolas de la ciudad.
De esta forma, explican fuentes municipales, «queremos conseguir un ahorro energético tanto económico como ecológico, al reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera, disminuir los costes de mantenimiento de las luminarias, que actualmente son muy elevados, al incrementar su vida útil y hacerlo todo con el menor coste posible para las arcas municipales».
La fórmula del pago a cuenta del ahorro energético ya se ha probado en otros municipios, con buenos resultados, explican desde el Ayuntamiento.
El Consistorio planea instalar farolas eficientes en todo el municipio con un coste inicial cero

Farolas tipo led instaladas en la plaza de la Montañeta. :: A. DOMÍNGUEZ

>facebook fan page<

>facebook group<


Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética

Baja tu consumo de luz ya: Otro impuesto sobre emisiones de CO2


Industria sondea al sector sobre un tributo al CO2 para pagar renovables.

El borrador de la Ley de Eficiencia Energética y Energías Renovables que ha preparado el Ministerio de Industria incluye la creación de un nuevo impuesto sobre las emisiones de CO2 para financiar las energías renovables y los programas de eficiencia energética.

Este impuesto afectaría sobre todo a la calefacción de los hogares y los carburantes del transporte -quedan exentas las grandes industrias porque ya pagan el CO2-. El texto afirma que el impacto de este impuesto “será neutro”, lo que implica que debe conllevar rebajas fiscales a tecnologías menos contaminantes. No obstante, el borrador de la ley no detalla el tributo sobre el CO2, sino que dice que su “diseño, estructura y cuantía será aprobado por real decreto en el plazo de dos años”. Además, excluye del impuesto a los sectores productivos sujetos a la directiva de comercio de emisiones, las grandes fábricas que ya tienen cupos de CO2 y comercian con él.

La idea que respalda el proyecto es que actualmente los objetivos de renovables y de recorte de emisiones recaen sobre la electricidad, que es donde se puede producir con viento, sol y agua. Las primas a las renovables alcanzaron el año pasado los 6.000 millones de euros. Sin embargo, el transporte y la calefacción, por ejemplo, viven prácticamente al margen del esfuerzo fijado por Europa de que en 2020 el 20 por ciento de la energía sea renovable. Así, la tarifa eléctrica sube (en enero, un 9,8 por ciento) en parte por los objetivos europeos mientras los carburantes se mueven según el mercado.

Un sector del PSOE y de Medio Ambiente e Industria defiende desde hace años que hay que repartir el sobrecoste de las renovables en todo el sistema energético, no solo en la tarifa eléctrica. Su idea es que las energías del siglo XX ayuden a pagar las del XXI. El programa de medio ambiente del PSOE para 2008 llegó a incluir impuesto de un céntimo por litro de gasolina para financiar la lucha contra el cambio climático, pero fue rápidamente anulado por la cúpula socialista.

La Ley de Eficiencia no es nueva. Hace dos años ya circuló un borrador, pero entonces quedó parada por la Ley de Economía Sostenible (LES), que se llevó parte del texto. Finalmente, la LES dio tres meses a Industria para presentar la ley y el Gobierno la cita como una de sus prioridades legislativas para abril.

El borrador también crea un “impuesto sobre equipos e instalaciones consumidoras de energía”, cuyo efecto recaudatorio será neutro. Además, el texto incluye la “redefinición del impuesto” de circulación para que los ayuntamientos “puedan establecer coeficientes en función de las emisiones de CO2”. Se trata de reformar la Ley de Haciendas Locales para que los consistorios puedan penalizar los coches más sucios.

 

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy

La Energía del futuro: la inteligencia.


Navegando por la red leo artículos sobre las medidas que adoptan nuestros empleados los políticos, que en este caso habría que despedir de forma fulminante.

Unos fragmentos del artículo que se puede ver en forma integral en http://www.lavozdegalicia.es/barbanza/2011/04/03/0003_201104B3C3991.htm:

“El ahorro energético se convierte en prioritario para los gobiernos.

Medidas como apagar parte del alumbrado público durante la noche o aprovechar las energías renovables son ya habituales en los municipios.

Los gastos aumentan y los ingresos descienden. Con esta ecuación es imposible cuadrar las cuentas y la única receta consiste en recortar allá donde se puede. El alumbrado constituye, según diversos estudios, el 70% del gasto energético de un municipio.

Prioridad es reducir el consumo y, consecuentemente, la factura mensual.

También comienza a ser frecuente, especialmente en travesías y cascos urbanos, la reducción de la intensidad lumínica.”

 

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Social

La revolución luminosa más antigua y más eficiente ahora disponible a coste cero


Luminaria de inducción

foco de induccion magnetica

Este tipo de tecnología de iluminación no es nueva en el mercado, el principio es conocido desde principios del siglo pasado. La limitante de esta tecnología era el elevado precio de los dispositivos electrónicos y la interferencia electromagnética de los primeros modelos. Los avances en el desarrollo de la electrónica de los últimos años y su disminución en costos hacen posible la introducción comercial de esta tecnología de iluminación. Los focos de inducción magnética proporcionan 80 lúmenes por watt y tienen un índice de reproducción de color (CRI) mayor al 80%, esto significa que los colores se perciben con mucha mejor claridad que con cualquier otra tecnología.

Esta tecnología ofrece ventajas comparadas con otras fuentes de iluminación como son:

  • La vida útil del marcado más larga: hasta 100.000 hrs
  • Ahorros de hasta el 40% comparada con aditivos metálicos, doble de eficiencia que los focos fluorescentes compactos normales y hasta 10 veces más eficientes que focos incandescentes
  • Alta eficiencia lumínica >80lm/w
  • Alto CRI: >80
  • Baja distorsión armónica

Principio de Operación

El foco de inducción magnética integran los siguientes elementos

  1. Generador de alta frecuencia: Es el balastro del foco, que se encarga de generar una corriente eléctrica de alta frecuencia.
  2. Acondicionador de potencia: Convierte la corriente del generador de alta frecuencia en un campo magnético dentro del bulbo de descarga.
  3. Bulbo de descarga: Está lleno de una mezcla de gases incluyendo mercurio y se recubre por dentro con una mezcla de fosforo y otros elementos.

Principio de operación inducción magnética

El generador de alta frecuencia produce la corriente eléctrica de alta frecuencia, la cual es enviada al acondicionador de potencia, la corriente al pasar por el acondicionador de potencia genera un campo electromagnético dentro del foco que posee la mezcla de gases, el campo electromagnético excita e ioniza los átomos de mercurio los cuales ionizados emiten una radiación ultravioleta. Cuando la radiación ultravioleta impacta el recubrimiento de fosforo del bulbo de descarga se produce una luz visible.

 

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Personal, Social

¿Podremos seguir mucho más así? En España tenemos huella ecológica equivalente a 7 manos por persona


“Se necesitan tres Españas y media para mantener el país”

Los seres humanos consumen una Tierra y media, pero hay países como España que gastan mucho más. Son algunos de los datos que aporta Mathis Wackernagel (Suiza, 1962), uno de los fundadores del famoso concepto “huella ecológica”. Por este trabajo, que alerta sobre la sobreexplotación de los recursos naturales, Wackernagel ha recibido varios premios internacionales de prestigio. El más reciente es el “Zayed Prize for the Environment”, que acaba de recoger en Dubai (Emiratos Árabes Unidos, EAU), curiosamente, el país que en la actualidad registra la huella ecológica más alta del mundo.

ENVIADO POR: MATHIS WACKERNAGEL – CREADOR DEL CONCEPTO “HUELLA ECOLÓGICA”

¿Cuáles son los últimos datos sobre huella ecológica mundial?

Las consecuencias son la deforestación, la sobreexplotación de los suelos y el agua, las emisiones cada vez mayores de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, etc.

¿Qué países tienen la mayor huella?

En la actualidad, el país con la mayor huella ecológica por persona son los Emiratos Árabes Unidos, con 10,7 hectáreas. Pero también hay otros países con una huella muy elevada, como Qatar, con 10,5, Dinamarca, con 8,3, Estados Unidos y Bélgica, con 8, etc.

¿Y la huella ecológica de España?

Asciende a 5,4 hectáreas de uso por persona y la biocapacidad, a 1,6: se necesitan unas tres Españas y media para mantener el país. Junto con Grecia, Italia y Portugal, forma un grupo de países con una tendencia de consumo de recursos muy rápida en los últimos quince o veinte años. En los años sesenta se podía crecer porque parecía que había muchos recursos, pero ahora son cada vez más escasos y caros. En Italia ya se ve que el poder adquisitivo por persona es cada vez menor.

¿A qué se debe esa huella tan elevada?

Son países que compran productos que requieren muchos recursos. Algunos de ellos tienen petróleo muy barato y lo consumen en grandes cantidades. Dubai, de donde acabo de llegar, es muy bonito y la temperatura ahora es muy agradable, pero en verano es insoportable y tienen que gastar muchos recursos en climatización. Además ha crecido de forma muy rápida y su eficiencia energética es baja. Tienen un problema doble. Por una parte, cuesta mucho mantenerla y la energía es cada vez más cara. Por otra parte, cuando el precio de la energía sube, el valor de las infraestructuras que han construido baja. Pagan más por los recursos y pierden valor.

Sin embargo, en Abu Dabi, la capital de EAU, han apostado por la ciudad ecológica de Masdar.

Sí, tienen una cuestión interesante, y es que están abiertos al cambio. Se han dado cuenta de que el futuro lo será sin sin petróleo y piensan cómo tienen que actuar.

¿Hay algún dato que le llame la atención cuando analiza la huella de los países?

Costa Rica tiene fama de ser ecológica, y es verdad, hace muchos esfuerzos de conservación. Pero no son suficientes, porque su déficit ecológico es cada vez mayor. Entre las razones principales figura su crecimiento demográfico bastante importante.

La catástrofe nuclear de Japón ha reabierto el debate sobre esta fuente de energía en todo el mundo. ¿Necesitamos más centrales o hay otras alternativas?

La huella ecológica no es un buen instrumento para responder a esta pregunta. En el caso de la energía nuclear hay que analizar los costes económicos a largo plazo, la construcción y el mantenimiento de las centrales, la conservación de los residuos durante muchos años, el riesgo real para la salud o la proliferación militar. Sus defensores quieren más centrales, pero no en Irán, y demuestran así una contradicción interna. No obstante, el problema mayor es el de la energía en su conjunto.

¿A qué se refiere?

En la actualidad la fuente principal de energía es de origen fósil. Este hecho repercute en las emisiones de gases de efecto invernadero, que están muy por encima de lo deseable en la lucha contra el cambio climático. Si fuéramos honestos, tendríamos que haber dejado de consumir combustibles fósiles hace unas décadas. Por su parte, las energías renovables no son capaces de cubrir el gasto energético, cada vez mayor.

¿Qué medidas se deberían tomar para no seguir en deuda con el planeta?

Puede parecer chocante, pero los países tienen que empezar a mirar por su propio interés, no como ahora. Es como si tuviéramos un buque con una fuga y, en vez de repararlo, nos fijáramos en si los otros buques se reparan o no. Esto es absurdo. Los países tienen que reconocer que es vital empezar a arreglar las cosas. Si en la actualidad los países gastan más de lo que ganan, la solución pasa por gastar menos. El problema es que los países no toman conciencia de que el éxito económico viene por ahí.

¿Es posible vivir bien sin gastar tanto?

Sí. Hay muchas opciones y no hay que esperar a que el buque se hunda. La ciudad italiana de Siena utiliza cuatro veces menos recursos por persona que Houston (EE.UU.). Está pensada para andar y la entrada de coches está prohibida, salvo para sus residentes, la comida es más local y su calidad de vida es mejor. Por lo menos a mí, me gustaría más vivir en Siena que en Houston.

¿Es optimista respecto a la posibilidad de cambiar para mejorar?

Claro, de lo contrario no haría mi trabajo. Pero no es una cuestión de optimismo. Si se construye un puente y se nota que faltan piezas, no se trata de ser optimista, sino de colocar esas piezas, porque si no, se puede caer el puente.

¿Qué pueden hacer los consumidores?

Muchas cosas y, en especial, en las grandes decisiones que afectan a nuestras vidas, como cuando compramos un coche o una casa. Si hacemos una decisión acertada, ganará además valor. La idea sería vivir en una casa que nos evite lo máximo posible el uso del coche y que sea muy eficiente para consumir menos recursos. Otra cuestión importante es el tamaño de la familia, si tenemos muchos hijos gastarán más recursos.

Sin embargo, hay gente que cree que no tiene capacidad de decisión frente a los gobiernos o a las grandes multinacionales.

Todo el mundo dice que son los demás quienes tienen capacidad, hasta el presidente estadounidense. Por eso creo que es importante el interés propio.

¿Qué sistema utiliza para calcular la huella ecológica?

La idea básica es similar a cómo un campesino piensa en la extensión de su finca y su productividad. En Texas miden la superficie de un terreno en función del número de vacas que puede mantener. En nuestro caso, medimos el uso por persona de ecosistemas ecológicamente productivos, incluidas las zonas pesqueras, de promedio en el mundo. Se tiene en cuenta el uso de los recursos de un país en su propio territorio y en el de otros. En Suiza no cultivamos naranjas, pero tomamos zumo que puede provenir de España.

¿Ha cambiado algo su concepto de huella ecológica desde que lo creó?

La idea básica no ha cambiado, pero sí cómo lo calculamos. La metodología es cada vez más refinada. Desde 1997 analizamos la huella por países de forma mucho más sistemática y desde 2004 podemos calcular la evolución de la huella de cada país desde 1961 hasta la actualidad.

Perfil biográfico de Mathis Wackernagel

Mathis Wackernagel (Suiza, 1962) es en la actualidad presidente de la Global Footprint Network, un “think tank” internacional sin ánimo de lucro centrado en el desarrollo y la promoción de indicadores de sostenibilidad con sede en Oakland (California), Bruselas (Bélgica) y Zurich (Suiza). Después de obtener un título en ingeniería mecánica en el Instituto Federal Suizo de Tecnología, completó su doctorado en planificación regional y comunitaria en la Universidad de British Columbia en Vancouver (Canadá), en 1994. Allí creó, junto con el profesor William Rees, el concepto de huella ecológica.

Wackernagel dirigió después, desde 1995 a 2001, el Centro de Estudios de Sostenibilidad en México y, desde 1999 hasta 2003, el Programa de Sostenibilidad de la organización Redefining Progress, en Oakland. En 2004 fue también profesor adjunto de la Universidad de Wisconsin-Madison (EE.UU.), en 2010 se le nombró Profesor Visitante en la Universidad de Cornell (EE.UU.) y en 2007, doctor honoris causa por la Universidad de Berna (Suiza).

Por su trabajo ha recibido diversos premios: en 2005 el “Herman Daly” Premio de la Sociedad de EE.UU. para la Economía Ecológica, en 2006 el Premio Internacional de la organización WWF al Mérito en Conservación, en 2007, junto con Susan Burns, el Premio Skoll al espíritu empresarial social de la Fundación Skoll, y en 2008, como parte de Global Footprint Network, el Premio Internacional de la Fundación Calouste Gulbenkian, dedicado al respeto de la diversidad biológica y la defensa del medio ambiente en la relación del hombre con la naturaleza.

ALEX FERNÁNDEZ MUERZA – www.consumer.es – EROSKI

 

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, LED

¡Más de 5 millones de toneladas de CO2 en nuestras manos!


Son 5,2 millones de toneladas de CO2

Los españoles podrían ahorrar 1.413 millones de euros en energía

Cataluña y Madrid, las regiones más eficientes
María Arribas
23:26h Martes, 22 de marzo de 2011
Muchas veces no somos conscientes de ello, pero la realidad es que el ahorro energético está al alcance de todosy son muchas las medidas que podemos tomar para reducir el consumo de nuestros hogares, algo que, a la larga se acabaría notando también en nuestros bolsillos. Y es que, si atendemos a los resultados del estudio Índice de Eficiencia Energética que elabora Gas Natural Fenosa llevado a cabo por esta compañía,  el potencial de ahorro energético de los hogares españoles es de 1.413 millones de euros.

Los datos son sorprendentes  y también lo son sus equivalencias. Si ahorrásemos todo lo que propugna el informe, podríamos evitar la emisión de 5,2 millones de toneladas de dióxido de carbono una cantidad similar a la emitida anualmente por 2.170.000 vehículos.

Las bombillas de bajo consumo son una forma de ahorar energía. Imagen: Wikimedia Commons

Esta no es la primera vez que se mide la eficiencia energética de nuestro país que , si bien tiene aun mucho por hacer en este campo, (nuestro valor  se sitúa en el 6,59), ha mejorado respecto a las cifras del pasado año, cuando la eficiencia se situaba en el 6,49 y un avance muy significativo respecto a la primera medición, elaborada en 2004, cuando nuestro país raspaba el aprobado con un 6,12.

Pero, ¿por qué ahorramos? Muchos podríamos pensar que, en un contexto de crisis económica como el actual, el ahorro en las facturas sería el principal motivo que induce al ahorro a los españoles. Sin embargo, la encuesta refleja que esta manera de pensar no es la que nos mueve al ahorro, sino que lo que nos motiva  es la “convicción de que unos hábitos apropiados, (como despejar las ranuras de los electrodomésticos y radiadores o poner el lavavajillas y la lavadora cuando están llenos), contribuyen a la mejora del medio ambiente“, una afirmación compartida por el 92% de los 3.800 españoles encuestados para llevar a cabo este estudio.

Por regiones, los más ahorradores son los hogares de Cataluña han sido los más eficientes (6,74), seguidos por los madrileños (6,70) y los del País Vasco (6,65), mientras que Canarias ha sido la comunidad en la que se ha registrado una menor eficiencia en el consumo energético, por debajo de la media española con un 5,98 de nota.

Por otra parte, el estudio ha concluido que la eficiencia es mayor conforme aumenta el nivel de renta disponible de las familias, en buena medida, debido al mejor equipamiento del hogar.

 

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy

¡Todas las luminarias en pantalla!


INNOVADORES | Energía

El software que ahorra en luminaria

Javier Torre con uno de los dispositivos para medir el consumo eléctrico. | MitxiJavier Torre con uno de los dispositivos para medir el consumo eléctrico. | Mitxi 

Patxi Arostegi | Bilbao

Cada vez más ayuntamientos colocan bombillas LED para alumbrar sus calles y barrios. Se trata de luminarias de menor consumo que las convencionales y contribuyen a optimizar el ahorro eléctrico del tendido ciudadano. El problema que implica la gestión de los puntos luz no sólo se limita a sustituir las bombillas por otras más sostenibles, ya que, según los expertos, en muchos casos estas funcionan en un horario valle que las convierte en un recurso poco eficiente en la iluminación de las ciudades.

La empresa Microocomp ha desarrollado una solución informática novedosa que permite controlar la gestión de la luminaria pública de una manera remota y en tiempo real. “Vimos que los ayuntamientos necesitan hacer un inventario del alumbrado de su ciudad y por ello pensamos en una herramienta que les proporcione una información real del consumo de las farolas”, explica Javier Torre socio de Microocomp.

El equipo diseñado por esta firma cuenta con un potente hardware que se conecta al punto de luz. “Permite controlar el encendido o pagado de la luminaria, conocer la energía consumida o la intensidad lumínica del punto de luz”, describe el responsable.

“Los datos transmitidos por este aparato van a parar a través de una comunicación inalámbrica al armario eléctrico que gestiona la electricidad en ese punto”, añaden.

Una vez es transmitida esta información al armario, los datos de consumo son enviados por comunicación telefónica y a través de un módem a una plataforma informática, situada en un centro de control, donde el empleado puede disponer del acceso a toda la información relacionada con el punto de luz. “Puede visualizar cualquier tipo de incidencia, si ha habido alguna avería o si el armario ha sido manipulado”.

La principal ventaja de este software se orienta a facilitar la gestión de la luminaria pública de los municipios. “Monitoriza el consumo real de cada farola y permite una gestión más eficiente de los recursos lumínicos”, relatan al tiempo que concretan un ahorro eléctrico en un 15%, con respecto al consumo habitual de las farolas urbanas.

Junto a este beneficio puede a alargar al vida útil de las bombillas hasta 25% más, al facilitar un mantenimiento más ágil. “Podemos controlar su estado y enviar a los operarios para que reparen las averías con mayor rapidez”, concluyen.

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, LED, Social

La Luz divina no cuesta, la luz terrenal sí. ¡Al menos que sea barata!


TEORÍA DE LA ILUMINACIÓN EN SAN AGUSTÍN


TEORÍA DE LA ILUMINACIÓN EN SAN AGUSTÍN

  1. San Agustín pensaba que no podemos percibir la verdad inmutable de las cosas a menos que éstas estén iluminadas como por un sol. Esa luz divina, que ilumina la mente, procede de Dios, que es la “luz inteligible“, en la cual, y por la cual, y a través de la cual, se hacen luminosas todas aquellas cosas que son luminosas para el intelecto.
  2. En un pasaje del De Trinitate, San Agustín afirma que la naturaleza de la mente es tal que cuando se dirige a las cosas inteligibles en el orden natural, según la disposición del Creador, las ve a una cierta luz incorpórea que es sui generis, de modo que el ojo corporal ve objetos presentes a la luz corpórea. Esas palabras parecen mostrar que la iluminación  en cuestión es una iluminación espiritual que realiza la misma función, respecto a los objetos de la mente, que la realizada por la luz del sol respecto a los corpóreos de la vista.(observar gráfico) En otras palabras, así como la luz del sol hace visible al ojo las cosas corpóreas, así la iluminación divina hace visibles a la mente las verdades eternas.
  3. Ahora bien, según San Agustín, no es la iluminación misma lo que ve la mente, ni tampoco el Sol Inteligible, o Dios.  La iluminación lo único que permite es que las características de eternidad y necesidad de determinadas verdades eternas y necesarias sea hechas visibles a la mente gracias a la intervención por la actividad de Dios.
  4. San Agustín, tampoco  entendía por luz el intelecto o la actividad de éste, (al modo aristotélico – tomista). La función de la iluminación divina es hacer visible a la mente el elemento de necesidad o de relación existente en las verdades.
  5. Todo lo dicho implica, evidentemente, que, según San Agustín, la mente NO contempla directamente la idea de belleza, por ejemplo, tal como está en Dios. Tampoco sería correcto afirmar que, según san Agustín, Dios infunde actualmente la idea de belleza, o cualquier otra idea normativa que nos permita hacer juicios comparativos de grado, tales como que ese objeto es más bello que aquél o esta acción más justa que aquélla. Ese modo de ver las cosas convertiría la función de la iluminación divina en una especie de entendimiento agente separado, algo no defendido por el obispo de Hipona.
  6. Según san Agustín, la actividad de la iluminación divina respecto de la mente es análoga a la función de la luz del sol respecto de la visión, y aunque la luz del sol hace visibles los objetos corpóreos, es indudable que Agustín no pensaba que crease imágenes de los objetos en el sujeto humano. Del mismo modo, (aun cuando Agustín no indica claramente como, por ejemplo, obtenemos las nociones de siete, y tres, y diez o de a > b), la función de la iluminación no es infundir la nociones de esos números, sino iluminar el juicio de que siete y tres suman diez, o de la relación existente entre a y b, de modo que podamos discernir la necesidad y eternidad de esos juicios.
  7. Por ejemplo si llegamos a percibir la necesidad del juicio a > b ello se debe a que la iluminación divina nos permitiría saber sobre la RELACIÓN existente en a y b. Ahora bien,  tal iluminación no implica que lleguemos a contemplar directamente tal relación o que llevemos impreso tal saber dentro de nosotros. La iluminación no afecta al contenido del concepto, como si la iluminación infundiese dicho contenido, sino a la calidad de nuestro juicio a propósito de ese concepto.
  8. En resumen, san Agustín se hace esta pregunta: ¿cómo alcanzamos un conocimiento de verdades que son necesarias, inmutables y eternas? RESPUESTA: A) No podemos obtener un conocimiento así simplemente a partir de la experiencia sensible, puesto que los objetos corpóreos son contingentes, cambiantes y temporales. B) Tampoco podemos producir aquellas verdades como una proyección de nuestras mentes, puesto que éstas son también contingentes y mutables. C) Se sigue, pues, que lo que nos permite percibir tales verdades es la acción del único ser que es necesario, inmutable y eterno, Dios. D) Dios es como un sol que ilumina nuestras mentes, o como un maestro que nos enseña. La influencia reguladora de las ideas divinas (ILUMINACIÓN DIVINA) capacita al hombre, por ejemplo, para que vea la relación existente entre realidades universales y necesarias, de las cuales no hay visión directa en esta vida. La luz de Dios capacita la mente a discernir los elementos de necesidad, inmutabilidad y eternidad en la relación entre conceptos expresada en el juicio necesario.

 

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy

¡En España se habla mucho y se actúa poco!


España podría ahorrar más de la mitad en iluminación exterior

Las bombillas LED de bajo consumo solo suponen la mejor opción cuando su instalación se hace de forma planificada

CARLOS CALA   13-03-2011

España es el país de la Unión Europea que más energía consume en alumbrado público: unos 118 kilowatios hora al año, frente a los 90 kwh/año de Francia o los 48 kwh/año de Alemania. Y eso que en las estadísticas oficiales no se incluye la iluminación ornamental, orientada a los monumentos o edificios públicos, y que también suponen un gasto importante, especialmente en las grandes ciudades.

Contaminación lumínica en España

Contaminación lumínica en las ciudades de Zaragoza (izquierda) y Madrid (derecha)- (ESA / NASA)

Alumbrar las calles y carreteras cuesta anualmente a los ciudadanos 450 millones de euros, una cifra que podría reducirse a la mitad, o incluso más, con una planificación adecuada. Con ella, se evitarían otros daños de este consumo excesivo, como por ejemplo, la contaminación lumínica.

Según el grupo de estudio de Contaminación Lumínica del Departamento de Astrofísica y Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Complutense de Madrid, se considera que existe contaminación lumínica cuando se iluminan innecesariamente determinadas zonas. Alejandro Sánchez de Miguel, miembro de este grupo de estudio, asegura que no hay lugares en España libres de este tipo de contaminación. Ni siquiera las zonas rurales lo están, porque el halo luminoso de las grandes ciudades se propaga a lo largo de cientos de kilómetros. Así, señala Alejandro Sánchez, el resplandor de Madrid se detecta incluso a 250 kilómetros de la capital; o el de Barcelona, puede divisarse desde las islas Baleares.

Los efectos de la contaminación lumínica

Entre las consecuencias más directas de este tipo de contaminación está el despilfarro de energía eléctrica y el elevado gasto público que ello conlleva. También habría que destacar los efectos medioambientales negativos, puesto que el exceso de luz por la noche impide la destrucción de las partículas contaminantes del aire. El dióxido de nitrógeno y sus derivados se desintegran mediante una reacción química que depende mucho del nivel de oscuridad. La luz impide que, durante la noche, se destruya hasta un 5% de partículas contaminantes. Por lo tanto, a mayor contaminación lumínica, mayor contaminación ambiental. Además, la contaminación lumínica provoca que muchas especies animales, sobre todo las aves, se desorienten o modifiquen sus comportamientos.

Tampoco habría que perder de vista otros efectos de una iluminación mal planificada, como la que existe en la actualidad. Por ejemplo: problemas de seguridad en las carreteras. Hoy en día existen muchas vías que se encuentran prácticamente a oscuras en las que, de pronto, aparecen focos muy potentes de estaciones de servicio o de áreas de descanso que pueden causar pérdida de visión temporal en los conductores. Por otra parte, también es un riesgo tener carreteras en las que se derrocha la iluminación, porque se genera un exceso de confianza en quienes se encuentran al volante y puede alentar de forma inconsciente un aumento de la velocidad del vehículo.

Un efecto más de la contaminación lumínica es la destrucción del cielo como patrimonio de todos, como recurso natural y, también como recurso económico. Hay lugares que utilizan la observación astronómica como una manera de generar riqueza a través del turismo. Esta opción se pierde, cuando la iluminación impide algo tan simple como ver las estrellas. Alejandro Sánchez de Miguel asegura que no podemos resignarnos a que el único cielo nocturno que conozcan los niños que viven en las ciudades, sea de color naranja. Además, recuerda que en España, y debido a la contaminación lumínica, muchos astrónomos se están viendo obligados a desplazarse o a emigrar para poder realizar determinadas investigaciones.

La tecnología LED, por sí sola, no soluciona el problema

El Gobierno ha anunciado, dentro del plan de ahorro energético aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 4 de marzo, que piensa cambiar de aquí a cinco años las lámparas de las vías públicas por otras de bajo consumo. Pero, ¿es el alumbrado LED (diodo de emisión de luz) la solución global? En principio, los expertos de la Universidad Complutense de Madrid creen que no.

Estas bombillas tienen algunas ventajas, como su inmediata respuesta (tardan menos de un segundo en iluminar, frente a los más de diez minutos que necesitan las actuales lámparas de vapor de sodio), o su vida útil, cinco veces superior a la de las bombillas que ahora se utilizan. Sin embargo, las luces con tecnología LED tienen una eficiencia energética ligeramente menor que las de vapor de sodio. El LED reduciría el consumo, pero también la potencia. Es decir: si únicamente se cambia la bombilla, habría menos contaminación lumínica, pero porque la normativa actual no permite el derroche. Sin embargo, eso no significaría que se estuviera alumbrando mejor. De hecho, para conseguir la misma iluminación con una lámpara LED que con las bombillas actuales, sería necesario un mayor consumo de energía.

Hay un dato importante que aporta la Asociación contra la Contaminación Lumínica “Cel Fosc” (Cielo Oscuro). Según esta asociación, está demostrado que la luz blanca de los LED que se comercializan en la actualidad es muy nociva para la salud humana. Estas lámparas emiten una gran cantidad de radiación en longitudes de onda corta, próximas a los 440 nanómetros. Se trata de la luz que más altera la conducta de las especies de vida nocturna, y provoca en el ser humano la inhibición de la secreción de la hormona de la melatonina, que sólo se genera en condiciones de oscuridad. Es la hormona encargada de controlar el ritmo cardiaco, y un antioxidante que protege al organismo frente a las alteraciones degenerativas y contra ciertos tipos de cáncer.

Lo ideal es la planificación

Para saber si la iluminación de una farola es buena o mala, deberíamos situarnos a unos veinte o treinta metros de distancia. Si, desde ese lugar, podemos ver la bombilla, quiere decir que se está derrochando energía porque, en realidad, la cantidad de luz que llega hasta esa distancia es muy poca. En muchos lugares hay farolas que iluminan hacia arriba, o que no utilizan cristales totalmente transparentes, algo que no tiene ningún sentido.

Conseguir farolas que reduzcan el consumo energético y que logren una menor contaminación lumínica y ambiental puede resultar caro al principio, aunque sea una inversión amortizada para el futuro. La instalación ideal sería la que envíe al suelo el 100% de la luz, sin emitir nada hacia arriba. En caso de utilizar lámparas LED, lo idóneo sería que fuesen de color amarillo y no blanco. Además, debería establecerse un sistema de eficiencia que adecúe la iluminación al uso real del entorno. Sería algo similar a lo que hacemos en nuestras casas: colocamos las lámparas donde las necesitamos y, cuando no las necesitamos, las apagamos. Es lo que hacemos al usar una linterna: apuntamos sólo hacia el lugar que queremos iluminar, y no en todas direcciones.

La tecnología actual permite trasladar esa eficiencia a las calles. La iluminación inteligente es un proyecto innovador en la Unión Europea. Curiosamente, y a pesar de que España es el país comunitario con mayor consumo de energía por habitante, no participa en dicho proyecto.

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Social

Los ayuntamientos podrían ahorrar hasta un 80% de consumo en alumbrado utilizando iluminación LED


Los ayuntamientos podrían ahorrar hasta un 80% de consumo en alumbrado utilizando iluminación LED, según un informe

Los ayuntamientos españoles podrían ahorrar entre un 60 y un 80 por ciento del consumo total energético del alumbrado de sus municipios utilizando una iluminación más eficiente basada en tecnología LED, según la empresa multinacional ‘Hella’, experta en iluminación y electrónica. 

Según datos del sector, en la actualidad España gasta en iluminación pública un total de 450 millones de euros anuales, más del doble que otros países como Alemania. Esta cifra podría rebajarse considerablemente dotando a las vías públicas y edificios de un sistema de alumbrado eficiente y sostenible basado en el ahorro.
Según estos cálculos, en la actualidad, el gasto generado por el alumbrado público en cualquier localidad, incluido el mantenimiento, oscila entre el 40 y el 60 por ciento de la partida presupuestaria de un municipio, por lo que se trata de uno de los capítulos con mayor potencial de ahorro para las administraciones locales; “máxime si tenemos en cuenta que estos son los propietarios del 95 por ciento de las instalaciones de alumbrado exterior”. 

Al ahorro energético que supone el uso de los sistemas LED habría que añadir el derivado de unos costes mínimos de mantenimiento al tener una vida útil cercana a los doce años –50.000 horas–, por encima del promedio de tres años que duran los sistemas actuales de alumbrado público.

España, con un parque de 4,2 millones de luminarias, repone alrededor de 250.000 al año, siendo uno de los países de la Unión Europea con mayor gasto de iluminación.

De hecho, el ahorro no sólo radica en reducir el consumo, sino en controlar y dirigirlo en función de los hábitos de la población o el nivel de iluminación durante la noche. Por ejemplo en los días de luna llena, cuando se podría atenuar la luz y reducir a la mitad el gasto de energía nocturna, sobre todo para vías o edificios que no requieran de gran intensidad luminosa.

SIMILITUDES CON LA LUZ DEL DÍA

Estos sistemas de iluminación también favorecen de manera efectiva la seguridad vial gracias a sus similitudes con la luz del día, de manera que consiguen recrear ambientes naturales y aumentar la visibilidad y el confort del conductor al volante.

Asimismo, contribuyen a reducir de manera notable la contaminación lumínica y sus consiguientes emisiones porque permiten orientar de manera certera el haz de luz, distribuyendo la iluminación en función de las necesidades de cada área específica. En la actualidad, más de la mitad del consumo de energía en la vía pública se pierde hacia el cielo, árboles o fachadas provocando contaminación lumínica.

La empresa multinacional pone como ejemplo de eficiencia en iluminación a Alemania, ya que con casi el doble de población que España emplea la mitad de kilovatios hora por habitante. Es llamativo el caso de la ciudad de la ciudad de Lippstadt que, con 450 luminarias de tecnología LED, consigue un ahorro energético anual de 117.000 kWh y una importante reducción de emisiones de CO2.

ECOticias.com – ep

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Social

La eficiencia energética, protagonista del salón 24MCE 2012


24 de febrero de 2011

Desde hace ya muchas ediciones, eficiencia y ahorro energético, energías renovables e innovación tecnológica son el común denominador de los sectores —calor, frío, agua y energía— que componen MCE –Mostra Convegno Expocomfort, muestra de instalaciones civiles e industriales y de la climatización que tendrá lugar del 27 al 30 de marzo de 2012 en la Feria de Milán. El impulso hacia productos y sistemas con elevada eficiencia que garantizan un ahorro energético y una limitación de emisiones contaminantes es el centro de todo el mundo productivo de MCE, que pasa directamente por las fuentes energéticas renovables para desarrollar nuevas oportunidades de negocio.
foto
Entre las diversas tecnologías que aprovechan la fuente solar para producir energía, la fotovoltaica es la más difundida en Italia, apoyada por la eficacia de la Nueva Cuenta Energía (el sistema de incentivación de la producción de energía eléctrica por fuente fotovoltaica, que entró en vigor en 2007 y llegó a la tercera edición). En un período de fuerte contracción de la economía, desde 2006 hasta hoy el mercado del PV sigue creciendo a un ritmo sostenido, tanto en términos de instalaciones en ejercicio como en términos de potencia instalada. En lo que respecta al mercado italiano, una confirmación la dan los datos de diciembre de 2010 del GSE (Gestor Servicios Energéticos) que señala demandas de admisión a los incentivos para más de 120.000 instalaciones en ejercicio, con una potencia global de casi 2.100 MW; también se ha superado el límite de los 2 GW de potencia y sigue vigente el objetivo de alcanzar los 3.000 MWp de potencia fotovoltaica instalada para 2016.
En este panorama, MCE 2012 ha construido un proyecto específico para el sector fotovoltaico —presente desde siempre en la manifestación— que prevé un área expositiva dedicada y un nutrido programa de iniciativas con la intención de ofrecer a toda la hilera del sector la oportunidad de entrar en contacto con un público alargado de operadores profesionales, proyectistas, quienes toman las decisiones e inversores: todos aquellos que cada dos años consideran a MCE la cita de referencia a nivel mundial en lo que respecta a sistemas y tecnologías para el confort y el ahorro energético. Al sector fotovoltaico en MCE 2012 se le reservará un área especial, el pabellón 6, central respecto a los accesos Este y Sur del Recinto expositivo, y adyacente a los pabellones reservados a los sectores de Calefacción y de las Energías Renovables, donde están presentes las excelencias en tema de Solar, Geotérmico, Cogeneración y Biomasas. El proyecto fotovoltaico en MCE no será sólo área expositiva sino que también contará con talleres y seminarios, organizados con el apoyo de instituciones y socios científicos de elevado perfil, para analizar los temas de mayor actualidad y ofrecer momentos de puesta al día profesional y de formación.

 

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Social

Nueva tecnología Microled


Bombillas Farolas

DISPOSITIVOS BMA PARA SUSTITUCIÓN DE FAROLAS Y PROYECTORES CONVENCIONALES

HASTA UN 64% DE AHORRO ENERGÉTICO

 

 

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Social

¿Cómo se calcula la huella ecológica?


¿Cómo se calcula la huella ecológica?


¿Cómo se calcula la huella ecológica?
Por: Clemente Álvarez

Hace unos meses un informe de WWF aseguraba que la población mundial necesita al ritmo actual de consumo el equivalente a 1,5 planetas. Es una forma llamativa de expresar que los humanos utilizamos en un año recursos de la Tierra más rápido de lo que tardan en renovarse. Estas mediciones se realizan a través de la huella ecológica, un indicador de sostenibilidad con una metodología muy particular ideado en los años noventa por el profesor de la Universidad de Toronto (Canadá) William Rees y su entonces alumno Mathis Wackernagel. ¿Cómo se calcula una cuestión tan compleja?
La huella ecológica se suele medir en hectáreas globales (hag) por habitante y año. Es una estimación de la superficie que se necesita para producir los recursos consumidos: la superficie de campos para cultivar los alimentos y la fibra para ropa, la de los pastos para el ganado, la del mar para sostener las capturas de pesca, la de bosque para producir la madera y pulpa, o la utilizada para construir encima ciudades, carreteras o cualquier infraestructura. No tiene en cuenta el uso de agua u otros impactos generados por el consumo (como la contaminación o la pérdida de biodiversidad).
¿Qué pasa con la incidencia en la biosfera del consumo de bienes o de energía? Pongamos que hacemos caso de la campaña de marketing de una marca de automóviles que propone a sus clientes plantar árboles para compensar las emisiones de sus coches: ¿Qué superficie forestal tendría que haber en España para que absorbiesen todo el CO2 que sale del tubo de escape de los coches en un año? Quizá a más de uno le parezca una solución un tanto extraña, pero así es exactamente cómo se calcula el uso de combustibles fósiles para llenar el depósito de gasolina o para producir los propios vehículos.
Como explica Manuel Calvo, consultor ambiental y uno de los mayores especialistas en España en huella ecológica (fue uno de los codirectores del estudio de la huella ecológica de los españoles realizado por el Ministerio de Medio Ambiente en 2008), lo que se mide es el área de bosque necesaria para absorber el CO2 generado por el consumo, ya sea por el uso directo de la energía o por la que se utiliza en la fabricación de los bienes consumidos en el país.
“Es un tanto controvertido calcular esto de esta forma, la huella ecológica se crea en Canadá dónde se sigue más este concepto de compensar emisiones y dónde hay muchos bosques para compensar”, comenta Calvo. “Sería más lógico considerar la superficie de cultivos de biocombustibles que harían falta para obtener esa cantidad de energía equivalente, pero esta es la metodología que hay que seguir para poder comparar luego entre regiones o países”, cuenta este andaluz, que explica que cuando ha estimado la huella del consumo de energía de estas dos formas diferentes, los resultados en hectáreas han sido similares.
¿Qué pasa con el impacto de otras formas de obtener energía que no emiten CO2? Lo que se contabiliza entonces es la superficie ocupada por la instalación: el espacio ocupado por los aerogeneradores de un parque eólico o las placas fotovoltaicas (siempre que no estén colocados encima de un tejado, pues ya se habrá contabilizado antes esa superficie como área urbanizada). El caso de una central nuclear resulta muy paradójico. Como explica este experto, la metodología estándar de la huella ecológica entiende que no es una tecnología sostenible y por ello se le da el mismo tratamiento que a la energía procedente de combustibles fósiles, imputando a estas centrales emisiones ficticias de CO2 que tendrán también que ser compensadas con árboles.
Los cálculos tienen una complicación añadida, aunque bastante interesante. Lo que se mide siempre en la huella ecológica es el impacto del consumo, no de la producción. Esto significa que si un televisor se fabrica en China y se vende luego en España, las emisiones de CO2 que habría que compensar con árboles por el uso de electricidad en la fabricación del aparato se imputan aquí, en España. “Este enfoque de la huella ecológica es bastante más justo que el de otros indicadores”, recalca este consultor andaluz.
De forma muy simplificada, esta particularidad de la huella ecológica obliga a realizar un balance de las importaciones y exportaciones de los diferentes productos y traducirlo en CO2 (una medición estimativa, pues no se tiene en cuenta que en cada país del que se importan productos se usa un tipo de energía con diferentes emisiones de CO2). De esta forma, se obtiene una determinada superficie forestal necesaria para compensar todas las emisiones de CO2, que hay que añadir al resto de espacio productivo usado en el territorio para extraer la madera, los cereales, el pescado, la leche, la ropa…
El resultado final de la huella ecológica es una cantidad de hectáreas globales por habitante y año. Claro que no es lo mismo una hectárea de bosque, una de árboles para compensar CO2, una de pastos o una de ciudad. Lo que se hace es ponderar cada tipo de superficie a través de un factor de equivalencia(1) y la suma se expresa en hectáreas globales. Como detalla Calvo, en realidad la hectárea global no existe en ningún sitio, pues representa la productividad biológica media en el planeta.
“Este indicador de sostenibilidad tiene sus fallos, pero como también lo tienen los otros, lo mismo ocurre con el PIB y se sigue de forma ciega”, recalca el consultor, que considera que lo más apropiado es “utilizar un cóctel de indicadores diferentes”. “Lo complicado no son los cálculos, sino disponer de la información”.
Después de todo esto, el resultado que se encuentra(2) es que España genera una huella ecológica de 6,4 hectáreas globales por habitante y año. Es decir, que de media cada español(3) necesitaría de 6,4 hectáreas globales para satisfacer todos sus consumos; una cifra algo mayor que la dada en el informe Planeta Vivo 2010 elaborado por WWF y Global Footprint Network, la organización del propio Mathis Wackernagel (ver imagen). Si se calcula también la biocapacidad de España, como la superficie productiva que realmente tiene el país (2,4 hectáreas globales por habitante año), lo que se deduce es que se están usando muchos más recursos de los que disponemos. Se produce un importante déficit ecológico.
Volvamos de nuevo al ejemplo del coche. Lo que vienen a decir estos resultados es que no hay espacio suficiente en el país para plantar todos los árboles necesarios para absorber el CO2 emitido por los coches y evitar así que esta gas de efecto invernadero se siga acumulando en la atmósfera. ¿Cuántos kilómetros se podrían realizar hipotéticamente en un coche de gasolina considerando sólo el espacio real que hay para plantar sumideros de CO2 en España (después de descontar el espacio necesario para comer, vestirnos…)? Aunque se trata sólo de elucubraciones teóricas, Calvo también lo ha calculado y su resultado es muy curioso: 1.500 kilómetros. Es decir, que de media cada español podría disponer de sólo 1.500 kilómetros en coche para todos sus desplazamientos a lo largo de un año (sin montarse en ningún avión u otro medio de transporte que genere CO2).
Como detalla este consultor especialista en movilidad, estos 1.500 kilómetros son una distancia bastante inferior a la que recorren de media en coche los ciudadanos en una ciudad como la suya, Sevilla. Y eso sólo para desplazamientos urbanos, sin salir de la ciudad. Según este experto, esta estimación es bastante conservadora, pues está calculada con un coche que emite unos 120 g de CO2/km y no se ha contabilizado el transporte necesario para desplazar también las mercancías.
“Estos 1.500 km demuestran que para conseguir una movilidad sostenible hay que reducir entre un 80 y 90% el tráfico de coches”, incide Calvo, que no cree que el vehículo eléctrico pueda bajar hoy en día de forma significativa el conjunto de las emisiones.

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética

Iluminación eficiente y ahorro energético para España


http://erenovable.com/2010/03/31/iluminacion-eficiente-y-ahorro-energetico-para-espana/
Estándar
Economy

Beghelli ahorrando gana


Beghelli, numeri 1° trimestre in crescita

(Teleborsa) – Roma, 11 mag – Nel primo trimestre va segnalata la forte crescita dell’utile netto di Beghelli che raggiunge 1 milione di Euro rispetto ai 34 mila Euro del primo trimestre 2009, e dell’utile complessivo di Gruppo, a quota 12,4 milioni di Euro (+ 174,3% – prevalentemente in relazione alla rivalutazione delle azioni possedute nella società Byd Company).
Il fatturato consolidato risulta pari a 41,9 milioni di Euro, in crescita del 20,8% rispetto ai 34,7 milioni del primo trimestre 2009, il margine operativo lordo si attesta a quota 3,9 milioni di Euro (+ 16,3% rispetto a 3,3 milioni al 31 marzo 2009), il risultato operativo a 1,8 milioni di Euro (+ 60,6% rispetto a 1,1 milioni di Euro) mentre l’utile netto di Gruppo sale a 1 milione di Euro, in significativa crescita rispetto ai 34 mila Euro al 31 marzo 2009.
L’EBITDA sale a 3,9 milioni di Euro, in incremento del 16,3% rispetto ai 3,3 milioni nel primo trimestre 2009, grazie alla dinamica positiva dei ricavi, mentre il risultato operativo consolidato (EBIT) risulta pari a 1,8 milioni di Euro (+ 60,6% rispetto a 1,1 milioni al 31 marzo 2009.
La posizione finanziaria netta al termine del periodo presenta un saldo negativo di 135,3 milioni di Euro (- 124,1 milioni al 31 dicembre 2009), con un incremento dovuto principalmente alla crescita del capitale circolante derivante dai nuovi progetti in fase di sviluppo, dagli investimenti effettuati nel periodo e, in misura più contenuta, dalla tipicità della proposta “Un Mondo di Luce a Costo Zero”.
“All’interno di una situazione generale ancora caratterizzata da elementi di instabilità, si legge in una nota, il Gruppo Beghelli è impegnato, anche grazie alle nuove iniziative di prodotto e servizio in fase di sviluppo, a incrementare i propri ricavi di vendita e i livelli di redditività rispetto all’esercizio 2009.”

Umberto Cammarata: 605 672 296 skype: humbertissimo – Spain Manager of “Un Mundo de Luz a coste cero”: http://www.beghelli.com.es • Twitter: @unmundodeluz – by BlackBerry® de Orange

Estándar
Ahorro y Eficiencia Energética

Nota de prensa


Llega a España la iluminación super-eficiente y “a coste cero”  

El Grupo Beghelli lanza “Un Mundo de Luz a coste cero”, un sistema de iluminación que consigue ahorros de energía de hasta el 70% e incluso superiores sin exigir inversión inicial alguna.

Palma de Mallorca, 26 de abril de 2010. El 18% de la energía que usamos en el hogar y más del 30% de la usada en oficinas y otros centros de trabajo se destina a iluminación. Sin embargo, medidas sencillas de ahorro, como el uso de bombillas fluorescentes en la casa, reducen más de la mitad este consumo. La Empresa Beghelli, grupo italiano de referencia en el sector de la iluminación de emergencia y del ahorro energético, ha traído ahora a nuestro país su revolucionaria tecnología “super-eficiente” de iluminación que se financia íntegramente con el ahorro energético y sin inversión alguna.

Aeropuertos, hipermercados, colegios, aparcamientos, naves industriales, ayuntamientos y otros grandes “consumidores de luz” son los destinatarios de este proyecto. Más de 2500 Empresas en Italia han adherido ya al proyecto, entre ellas destacan TNT mensajería, Henkel, Unieuro, Faber, Bristol Myers Squibb, Amadori, Berloni, Sigma, Olitalia.

Según el Análisis de Intensidad Energética en España del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), la economía española en general y el sector empresarial en particular han iniciado – con una década de retraso sobre los países más avanzados de la UE – una reducción en la “intensidad energética” y una mejora en la eficiencia energética, en parte, por el encarecimiento de la electricidad, el gas o la gasolina, pero también, como respuesta a la crisis económica. “En el contexto actual de incertidumbre causado por la crisis económica – explican Pilar de Arriba y Jesús Pedro García Montes, expertos del Departamento de Estudios del IDAE y autores del citado estudio – continúa la mejora de la eficiencia, y es presumible que se mantenga debido al efecto catalizador que la crisis puede tener en la realización de soluciones innovadoras y reformas estructurales adicionales que, en definitiva, conduzcan a más largo plazo a un ahorro energético-económico y mejoras de la competitividad”.

Más aún. Según la recién creada Asociación de Empresas de Eficiencia Energética (A3E), el ahorro de electricidad, gas y demás se ha convertido en un área crucial de la política energética y de la competitividad empresarial y es, además, un motor generador de actividad económica y nuevos empleos. “En un entorno de crisis económica –explica la declaración fundacional de A3E – la dependencia energética exterior, graves problemas medioambientales y pérdida de competitividad de las empresas hacen imprescindible que la apuesta por el nuevo modelo económico que representa la eficiencia energética deba de ser decidida y firme”.

Ahorro, tendencia clave en 2010

Todos los analistas energéticos coinciden en que este sector va a vivir por estas razones un fuerte crecimiento en nuestro País. La empresa informática Citrix Systems, por ejemplo, ha examinado las prioridades de inversión de las empresas españolas en tecnologías punta y ha llegado a la conclusión de que aquellas con el potencial de ahorrar costes, reducir consumo energético y ganar en productividad serán una tendencia clave en 2010.

En esa línea trabaja precisamente Beghelli, que ofrece instalaciones llave en mano y “a coste cero” para el cliente porqué todos los gastos de instalación, uso y mantenimiento se pagan con un porcentaje del ahorro de energía logrado. Ese ahorro es medido con toda exactitud por un contador electrónico patentado que compara el consumo de los aparatos Beghelli con luminarias de tecnología convencional. El 10% del ahorro logrado se lo queda desde el principio el cliente, que así disfruta de una primera ventaja económica, reduciendo de inmediato sus gastos de iluminación. El 90% restante se destina a pagar mes a mes la nueva instalación. Durante el período de contrato, el cliente goza de mantenimiento total de las instalaciones, incluidas eventuales rupturas de tubos fluorescentes.

“Esto es ´Un Mundo de Luz a Coste Cero´ – explican desde la sede española en Mallorca de la compañía italiana – porqué es el ahorro de energía el que paga la instalación de iluminación de nueva generación, no hay que soltar dinero de principio y sólo se da a Beghelli una parte del ahorro obtenido, de modo que al finalizar el contrato, al cabo de siete u ocho años, es propiedad del cliente, que disfrutará del 100% del ahorro”.

“Usamos los mismos tubos fluorescentes de máxima eficiencia que otras empresas”, añaden desde la dirección  de Beghelli en España. “El secreto está en que usamos balastros electrónicos [un pequeño dispositivo que mantiene un flujo de corriente estable] y no los magnéticos, que derrochan mucha energía en calor, así como en el sensor de luz que mide la luminosidad del ambiente para generar sólo la luz necesaria”. Esto último significa que si abrimos una ventana y entra más luz natural, el fluorescente reduce su luminosidad y, por tanto, su gasto de kilowatios.

Además, el reflector superior es de aluminio satinado con un complejo perfil parabólico y un elevadísimo índice de reflexión que permite la recuperación y la optimización del flujo luminoso emitido. El rendimiento energético y la amplitud de las variaciones automáticas de flujo luminoso aseguran a cada hora del día el mínimo consumo de energía.

Pero hay más. Cada luminaria tiene un código de identificación, un micro controlador para la medición instantánea del consumo y un radiotransmisor de alta tecnología desarrollada para aplicaciones militares que envía en tiempo real todos los datos relevantes al contador “Cuenta-ahorro”, como son el ahorro porcentual del aparato Beghelli comparado con la luminaria estándar de referencia, el consumo de electricidad de la última semana o todos los recibos anteriores. Los datos de este contador, a su vez, se envían, vía GSM, al banco de datos de Beghelli y, de ahí, a la página web de la compañía y al espacio reservado para cada cliente. De este modo, es posible medir y verificar en cada momento el gasto.

Además, el sistema de supervisión integrado en el contador preparado tanto para aplicaciones en interiores como para alumbrado público permite diagnosticar todo el sistema de iluminación conectado, lo que, en un municipio de grandes dimensiones, con miles de farolas en sus calles, permitiría “descubrir” el 1% de farolas rotas que hay de media sin necesidad de desplazar a ningún operario, simplemente, mirando la página reservada al cliente en la web del fabricante. Porqué, en caso de mal funcionamiento de una luminaria Beghelli, el contador es alertado inmediatamente, vía radio, por la luminaria misma, que informa además de la localización y naturaleza del fallo, primero a Beghelli Servizi y, automáticamente, mediante un mensaje de e-mail, al instalador responsable del sistema. Parece ciencia ficción, pero es tecnología de hoy.

Paga el ahorro

Destinado inicialmente al sector industrial, el abanico de soluciones de ahorro se ha enriquecido posteriormente con los focos y lámparas de fila continua destinados al sector de comercios y con las farolas Beghelli destinadas al alumbrado público

“Un Mundo de Luz a Coste Cero” es una nueva forma de ofertar las instalaciones de iluminación a empresas, sumando una tecnología punta con el concepto de servicio integrado, ya ampliamente conocido en otros sectores.

by Umberto Cammarata

 

 

 

Estándar