Ahorro y Eficiencia Energética, Economy, Social

La “indignación” ciudadana se extiende a las empresas

Según una encuesta – II ESTUDIO EL CIUDADANO ESPAÑOL Y LA RESPONSABILIDAD CORPORATIVA (RC) – publicada por la fundación Adecco “Un 83,3% de los españoles dejaría de consumir una marca que no respete el entorno o los derechos fundamentales”.

¿Es posible mejorar la competitividad de las empresas cuidando mayormente su impacto sobre el medio ambiente o el entorno en el que vivimos todos? Parece que va a ser esencial y urge que los directivos de las empresas se pongan manos a la obra antes que sea demasiado tarde.

La respuesta tajante y “amenazadora” nos lleva a otra pregunta que circula desde hace ya bastante tiempo y que aún no ha encontrado respuestas satisfactorias que resuelvan de una vez la “parálisis” operativa de la mayoría de directivos: ¿Cómo?

Pensad en la dificultad de un gerente a la hora de elegir las actuaciones prioritarias o más urgentes para optimizar los recursos disponibles, que después de recortes sobre gastos y personal ya abundantemente efectuados en los últimos años, no se pueden reducir más. Las empresas son estructuras complejas que requieren intervenciones profesionales en ámbitos a menudo muy diferentes entre ellos y coordinarlos de forma efectiva hacia una mejora visible y demostrable es tarea tan complicada que lleva en muchos casos a un bloqueo operativo, a dejar las cosas como están para evitar “efectos secundarios” indeseados.

Pensad en las veces que nuestro gerente habrá visto subidas aparentemente injustificadas o sencillamente imprevistas de facturas de luz, agua, gas o teléfono y es de suponer que habrá actuado en consecuencia, pero el gran problema es que, cuando el se da cuenta, ya han pasado días o semanas y sus remedios llegan irremediablemente tarde. Esto es el sistema actual, que en un mercado con márgenes de beneficio reducidos es demasiado empírico y hay que mejorarlo sin más aplazamientos, porque cada día que pasa las empresas está derrochando dinero, un lastre que se puede y se debe evitar.

Ahora pensad en el mismo gerente rodeado de un equipo de ingenieros cuya única misión es analizar continuamente todas las instalaciones de su empresa y proponerle las medidas necesarias y viables para lograr los objetivos de eficiencia, capaces de generar menos gastos y evidentemente liberar más recursos económicos y humanos para mejorar la productividad y la competitividad de su negocio. Me lo veo el gerente soñando con el lado derecho del cerebro que sería perfecto y pensando con el lado izquierdo que no podría pagar un servicio de tan alto nivel.

La primera operación lógica, útil y asequible que nuestro gerente debería poner en marcha es una monitorización eficaz de los consumos, orientada a transformar los gastos corrientes en ingresos añadidos. Por un lado obtendría una mayor liquidez y por otro lado una reducción del impacto ambiental de su marca, logrando esa imagen sostenible y respetuosa del entorno que demandan los consumidores, además creando empleos cualificados. Otra vez la pregunta que provoca la parálisis ¿Como?

Hay soluciones potentes y sencillas que ayudan a la toma de decisiones por medio de una gestión inteligente sobre la demanda energética de edificios, analizando y actuando en tiempo real sobre el rendimiento de las instalaciones, manteniendo y mejorando las actuales condiciones de seguridad y confort. Estamos entrando en la época de los edificios inteligentes (smart buidings) que, para ser definidos de esta forma y aportar las ventajas ya comentadas, sólo necesitan instalar plataformas ya disponibles en el mercado.

Ahora nuestro gerente tiene otra preocupación relacionada con las complicaciones de la tecnología que sin una adecuada preparación no va a ser efectiva con el peligro de transformarse en un gasto más. Para nada, se trata de aplicaciones sencillas y fáciles de instalar, comprender y manejar. Siempre se ha dicho y ahora con más fuerza subrayamos que no se pueden mejorar o controlar unas instalaciones que consumen energía sin poder medir los consumos correspondientes de forma exacta.

Desde hace mucho tiempo no existe empresa que pueda sobrevivir sin adecuado asesoramiento fiscal, tributario y contable. A partir de ahora no podrá subsistir una empresa sin adecuado asesoramiento tecnológico y eficiente energéticamente, respetuosa del entorno y de los derechos fundamentales que los consumidores valoran cada día más.

Ahora, conociendo estas informaciones, sería verdaderamente un atentando al sentido común y a la salud de las empresas seguir con el “bloqueo mental” generalizado que atenaza el tejido empresarial español.

Anuncios
Estándar

One thought on “La “indignación” ciudadana se extiende a las empresas

  1. Pingback: Normas y riesgos sobre iluminación por farolas solares en Europa « + Eficiencia Energética inversión = 0

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s